¿Por qué las millennials no se están casando?

No sé si te has dado cuenta, pero cada vez menos mujeres millennials se quieren casar. Atrás están quedando los chistes de las mujeres que sufren por su soltería (como que el término “solterona” ya se oye súper anticuado) y esos clichés de que sólo están esperando la propuesta para ser personas totalmente realizadas en la vida.

Pero, ¿por qué?

El matrimonio como lo conocemos, esa historia de amor romántico donde todo es para siempre y se casan en una pomposa boda, es una vil invención, un cuento de Disney. De alguna forma, el matrimonio siempre funcionó como un método para crear alianzas entre monarquías hace varios siglos, y con fines prácticos y económicos hasta nuestras abuelas. Eso de “amarse para siempre” es relativamente nuevo.

Bajo esta óptica, una de las razones por las que las mujeres están cada vez menos interesadas a aventarse el contrato social de ser “la señora de” es por la independencia económica de la que es posible gozar actualmente. A diferencia de la época victoriana, las morras ya podemos trabajar y no depender de un esposo para mantenernos.

De igual forma, las mujeres han encontrado caminos laborales a los que invierten mucho tiempo, lo cual hace más difícil comprometerse en una relación tan legal y religiosa.

La libertad, la vida social, cada vez evoluciona más y empieza a gustarnos esto de no tener que partirnos en cuatro para dedicarle tiempo al trabajo, el esposo, los amigos y Netflix. Aceptémoslo, es chido no tener el compromiso y poder dedicarnos al 100% sin pensar en alguien más. Ups.

Según un estudio de la Universidad de Nottingham, Inglaterra, las mujeres tienen 40% menos de probabilidad de casarse si son exitosas y han estudiado maestrías y doctorados. De forma totalmente opuesta, en los hombres con mayores estudios y mejores trabajos, la probabilidad de casarse aumenta en un 35%, pues buscan mujeres que se dediquen al hogar mientras ellos continúan con su carrera. Las mujeres con carreras exitosas no están muy dispuestas a hacer eso.

El estudio también arrojó que las mujeres exitosas buscan hombres que las apoyen en su carrera y estén dispuestos a no ser lo único en su vida… y, pues, no es nada fácil, considerando que, durante siglos, los hombres han sido los exitosos, los trabajadores, y las mujeres han sido las que apoyan, las que cuidan.

Estamos en una época de cambios que seguro le da un torzón de estrés a las tías y abuelitas del mundo, pues los roles tradicionales están transformándose y, OH POR DIOS, las mujeres ya no sueñan con casarse, qué bendito escándalo.

La soltería cada vez tiene menos estigmas encima y es más disfrutable porque ya no te importa tanto si a tu tía Conchita le gusta o no.  

Comentarios

comentarios