5 usos del aceite de coco para cuidarte de pies a cabeza

Desde hace unos meses, en junio, una noticia sobre sobre hábitos saludables nos sorprendió: un estudio demostró que el aceite de coco, considerado como uno de los más recomendados era tan malo para la salud como la mantequilla.

El argumento fue que el aceite de coco tiene alta concentración de grasas saturadas, relacionadas con el aumento del colesterol malo y, por lo tanto, con enfermedades cardiovasculares.

Pero no todo es malo, también existen grandes aportaciones que el aceite de coco nos brinda, especialmente para el cuidado de nuestra piel.

1. Es un perfecto bálsamo para los labios

Por el clima frío o la exposición al sol, los labios se secan, están lastimados y hasta pueden sangrar. Mezcla una gotas de aceite con una cucharada de azúcar integral. Harás un excelente exfoliante que pasarás de manera circular. Si deseas una mayor protección de los labios, aplica unas gotas luego de usar el labial.

2. Mejora la salud del cuero cabelludo

Si sufres de caspa o descamaciones en el cabello, podrás mejorar si usas el aceite de coco. Cuando sales de la regadera, realiza un suave masaje con la yema de tus dedos por todo el cuero cabelludo, usando unas gotas de este maravilloso aceite. No tienes que enjuagarlo. Además, te aportará una gran sensación de tranquilidad y calma (recuerda que la caspa muchas veces se produce cuando hay mucho estrés, ansiedad o nervios).

Te recomendamos leer 5 mitos sobre los huesos rotos

3. Hidrata la piel

Si deseas mantener la piel suave y radiante, no dudes en usar aceite de coco. Puedes añadir algunas gotas en tu crema hidratante favorita o bien aplicar directamente en tus manos, piernas, pies, brazos, etc. Te dejará un leve aroma a coco.

4. Elimina el frizz y la estática en el cabello

Otro de los usos del aceite de coco para tu belleza capilar. Si cuando hay mucha humedad tu pelo es imposible de dominar, puedes aplicar algunas gotas en la raíz o en aquellas zonas que te dan más problemas.

5. Combate el acné

Si tienes muchos granitos o puntos negros en la cara, sólo tienes que limpiar como siempre la piel, usando un jabón neutro y luego aplicar una capa delgada de aceite de coco (algunas gotas, en tu mano y luego en el rostro). No lo enjuagues, deja que los componentes se absorban solos. Recuerda que debes esperar aunque sea una hora para irte a dormir, de lo contrario, quedará todo el aceite en tu almohada y sábanas.

Comentarios

comentarios