Manuel Acuña y otros famosos poetas que se suicidaron


Aran Martell
Foto: especial Publiko

Un día como hoy pero de 1873, el famoso poeta mexicano, Manuel Acuña, se quitó la vida a los 23 años, sin embargo, su legado aún sigue presente en muchas escuelas en donde se ha convertido en un clásico para leer.

Acuña era estudiante de medicina, y fue en el cuarto 13 del segundo patio de la Escuela de Medicina (que en ese entonces se encontraba en la Plaza de Santo Domingo) donde decidió quitarse la vida.

Aunque muchos escritores amigos le atribuyen su muerte a Rosario de la Peña, la musa de sus poemas, por lo que ahora diríamos batearlo al descubrir que también le andaba hablando bonito a otras dos mujeres; otros más aseguran que Manuel Acuña hace tiempo que estaba obsesionado con el suicidio, estas palabras fue las que plasmó en su nota de despedida:

“Lo menos sería entrar en detalles sobre la causa de mi muerte, pero no creo que le importe a ninguno; basta con saber que yo mismo soy el culpable”.

Dale clic a: ¿Por qué los hombres se suicidan más que las mujeres?

Y es que tal parece que entre poetas y escritores es común morir de esa forma, pues son varios los que han terminado con su vida como Manuel Acuña, por ejemplo:

Jaime Torres Bodet

El escritor mexicano, fue conocido por su labor en la famosa revista Contemporáneos, en donde pudo codearse con las plumas más excelsas del siglo pasado.

Durante 16 años padeció cáncer, así que con un disparo en la sien decidió quitarse la vida en mayo de 1974. Se le rindió homenaje de cuerpo presente en el Palacio de Bellas Artes y fue sepultado en la Rotonda de las Personas Ilustres.

Manuel Acuña
Foto: tomada de la web

Alfonsina Storni 

En 1916 publica su primer libro de poemas “La inquietud del rosal”, con total éxito comienza a ser reconocida en Argentina y en el mundo. En 1935 los médicos diagnostican que tiene un tumor cancerígeno. Una tarde de octubre de 1938 se va al mar y se pierde en las aguas del Atlántico. Solo se encontró una nota escrita con tinta roja en una hoja azul que decía:

“Me arrojo al mar”

Manuel Acuña
Foto: tomada de la web

Virginia Woolf

Una de las consideradas pioneras del feminismo, regaló una manera diferente de pensar en el papel de la mujer en la sociedad, su máximo libro “Una habitación propia” de 1929 le dio el reconocimiento a nivel mundial.

La escritora era bipolar, luego de terminar lo que sería su última obra “Entre actos”, tuvo una crisis, se llenó su abrigo con piedras y se arrojó al río Ouse en marzo de 1941. En su carta de despedida escribió a su esposo:

Manuel Acuña
Foto: tomada de la web

“Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles…No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices que lo que hemos sido tú y yo”.

Comentarios

comentarios