Conoce la historia de las joyas más emblemáticas de la realeza

Avatar

Autor: admin publiko 23 febrero, 2021


Coronas, diamantes, rubíes y zafiros son las joyas de la realeza. Conoce el valor incalculable que tienen para las monarquías europeas.

Las joyas de la realeza han sobrevivido a lo largo del tiempo. Nos adentramos a los tesoros más grandes y brillantes de las familias monárquicas alrededor del mundo.

Te interesa: El misterio de las joyas reales

Joyas de la realeza británica

Desde los tiempos de la reina Victoria las joyas de la Corona británica se dividieron en dos categorías: las del Estado y las personales.

Mientras que las primeras se encuentran resguardadas en la Torre de Londres, el acervo de joyas personales de la reina Isabel II se guarda en una bóveda del Palacio de Buckingham y constituye una de las colecciones más hermosas, extensas y valiosas que existe dentro de la realeza.

La colección de la monarca está integrada por decenas de ejemplares como el Collar de Nizam de Hydrerabad, la Tiara de Estado, la Tiara Halo de Cartier, el Collar Delhi Durbar y el Broche Williamson, y entre los que destacan se encuentran:

Tiara Girls of Great Britain

Se trata de un conjunto formado por una ligera diadema de diamantes y un collar con 25 gemas del que cuelga un impresionan- te diamante de 22 kilates en forma de gota.

Ambas piezas fueron regalo de la reina María a su nieta Isabel con motivo de su boda con el duque de Edimburgo en 1947.

El juego lo complementa un par de pendientes de diamantes que Isabel heredó de su madre y que utilizó para su coronación.

Tiara de Zafiros Belgas

Una de las piezas consentidas de la reina Isabel II por su gran valor sentimental, debido a que fue el obsequio de bodas de su padre, el rey Jorge VI.

La pieza originalmente era un collar de diamantes y zafiros que le perteneció a la princesa Luisa de Bélgica y que más tarde se transformó en tiara.

Además, hace juego con una gargantilla y un par de pendientes de zafiros que años antes el rey Jorge VI le regaló a su hija Isabel.

Foto: Getty Images

Tiara Cambridge Lover’s Knot

Otra de las piezas más famosas de la extensa colección personal de Isabel II, que en su momento fue propiedad de su abuela, la reina María.

Está compuesta por 19 arcos abiertos con diamantes talla brillante y 38 perlas en forma de gota. La monarca británica le regaló la tiara a Diana de Gales por su matrimonio con su hijo, el príncipe Carlos.

Sin embargo, tras el divorcio Lady Di se vio obligada a devolverla, por lo que este enorme tesoro regresó a manos de la Corona inglesa.

Ahora es la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, a quien hemos visto lucirla en diversas ocasiones recientes y como una de sus predilectas.

Kate Middleton usando la tiara de la princesa Diana
Foto: Getty Images

Te interesa: Joyas de la princesa Diana que Kate Middleton heredó

Joyas de la realeza de Bélgica

Las joyas de la Familia Real belga formaban parte del patrimonio personal de la reina Fabiola, esposa del rey Balduino de Bélgica.

Tras su muerte en el año 2014, su enorme colección pasó a manos de la reina Paola, esposa del rey Alberto, quien accedió al trono tras la muerte de su hermano.

Hoy la colección está en manos de la reina Matilde de Bélgica, la esposa del rey Felipe.

Tiara Imperio

La más famosa de la dinastía belga que se reserva para ocasiones muy especiales. Esta fue un regalo del pueblo a la princesa Astrid, la esposa del rey Leopoldo III.

La tiara se divide en dos partes: una base tipo diadema con una cenefa y otra con un remate de 11 diamantes que simbolizan las nueve provincias de Bélgica, El Congo y la capital, Bruselas.

Foto: Getty Images

Diadema Wolfers

Una pieza creada especialmente para la reina Fabiola por la joyería belga Wolfers, que en 1960 recibió como regalo de bodas por parte de la industria del diamante en Amberes.

La discreta tiara compuesta por 200 diamantes fue por años la favorita de la reina Fabiola. La reina Matilde la usó por primera vez durante su visita de Estado a Polonia en 2015.

Tiara Ducal

Una diadema de diamantes y rubíes, que Franciso Franco de España y su esposa, Doña Carmen Polo, obsequiaron a la reina Fabiola con motivo de su boda, y que se dice perteneció a la casa nobiliaria española de los Medinaceli.

La reina Fabiola lució la pieza por primera vez en una gala previa a su casamiento el 14 de diciembre de 1960.

Joyas de la realeza de España

En su gran mayoría, las joyas de la Familia Real española formaban parte de la colección personal de la reina Victoria Eugenia, la bisabuela del rey Felipe, quien en su testamento dejó estipulado que continuarán en manos de generaciones futuras.

Es así como desde que el rey Juan Carlos abdicó en favor de su hijo, Doña Sofía las cedió a la reina Letizia.

Tiara de Flor de Lis

La pieza más importante y representativa de la realeza española, un regalo del rey Alfonso XIII a su prometida, la princesa Victoria Eugenia de Battenberg.

Diseñada por la prestigiosa joyería madrileña Ansorena, la joya fue fabricada en platino con forma de flor de lis, el cual es el emblema heráldico de la dinastía Borbón.

La reina Letizia lució esta tiara por primera vez en el 2017, durante la visita de Estado a España del presidente argentino, Mauricio Macri.

Leticia de España con la corona Flor de Lis junto a la reina Elizabeth II
Foto: Getty Images

Diadema Prusiana

Una de las piezas consentidas de Doña Sofía que heredó de su abuela, la princesa Victoria Luisa de Prusia, quien a su vez la recibió como regalo de parte de su padre, el káiser Guillermo II, el último emperador alemán, al casarse.

La tiara fue diseñada por la firma alemana Koch y se distingue por su diamante central en forma de gota. Sirvió como tocado nupcial tanto de la princesa Sofía como para Letizia.

Te interesa: El misterio de la tiara desaparecida de la Reina Letizia

Pulseras gemelas (Joyas de la realeza)

Se trata de dos brazaletes de diamantes Cartier que originalmente formaban parte de una pequeña corona que el rey Alfonso XIII le regaló a su futura esposa, la princesa Victoria Eugenia, como regalo de bodas.

En el exilio, la monarca española transformó la corona en dos espectaculares pulseras idénticas que la reina Letizia usa con bastante frecuencia.

Joyas de la realeza de Mónaco

Al morir la princesa Carlota de Mónaco, le dejó todas sus joyas a su nieta Carolina, quien se convirtió en la receptora de las reliquias de la familia.

Además heredó los tesoros de su madre, la fallecida Grace Kelly, y por si fuera poco, tras su enlace con Ernesto de Hannover, recibió también las gemas por parte de esta otra rama de la realeza europea.

Tiara Bains de Mer de Grace de Mónaco
Foto: Getty Images

Es, sin duda, la pieza más popular de la dinastía de los Grimaldi, realizada por Cartier en 1956.

Se trata de un versátil conjunto de broches de clip en platino y oro, con diamantes talla brillante y baguette, y tres cabujones de rubíes con un peso total de 49 kilates. Una montura de diamantes permite llevar estos broches como tiara.

Esta joya fue propiedad de la princesa Grace, quien la recibió como regalo de bodas por parte de la Sociéte de Bains de Mer, la empresa propietaria del Gran Casino, La Ópera y el hotel de París de Montecarlo.

Tiara Cartier Pearl Drop

Es un emblema fabricado por Cartier en oro y platino con diamantes y perlas colgantes en forma de pera.

El conde Pedro de Polignac se la regaló a su esposa la princesa Carlota de Mónaco como regalo de bodas en 1920.

Una de las joyas que la princesa Carolina ha lucido en dos ocasiones: en 1996, con motivo del 50 cumpleaños del rey Carlos Gustavo de Suecia, y la segunda en 2012 durante la cena de gala previa al enlace de los príncipes Guillermo y Estefanía de Luxemburgo.

Broche floral

Se trata de una guirnalda floral de diamantes que data del siglo XIX, también propiedad de la princesa Carlota de Mónaco.

La pieza puede ser usada como tiara o como broche. Charlene Wittstock, esposa del príncipe Alberto de Mónaco, la utilizó como tocado en calidad de préstamo para completar su atuendo de novia en el 2010.

Joyas de la realeza de la Casa Real de Suecia

La colección de la Familia Real sueca se encuentra resguardada en la cámara del tesoro del Palacio Real de Estocolmo.

Te interesa: La tiara Connaught: conoce más sobre esta joya de la casa real de Suecia

Conjunto de Amatistas

Originalmente fue una gargantilla con amatistas de gran tamaño montadas en oro y plata, que hacían juego con dos brazaletes, unos pendientes y un broche.

Perteneció a Josefina de Leuchtenberg, esposa del rey Oscar I de Suecia y Noruega. Años más tarde, la reina Silvia ordenó colocar el collar sobre una estructura rígida para poder usarlo como tiara.

Hoy es una de las favoritas de la actual monarca de Suecia.

Tiara de los Camafeos

Otra de las piezas más representativas de la dinastía Bernadotte, que Napoleón Bonaparte le concedió a su esposa Josefina.

Es una diadema con cinco camafeos rodeados de perlas en oro rojo y con detalles inspirados en la mitología griega.

Las princesas suecas la han usado como tocado nupcial por tradición; desde Brígida en 1961, Desiré en 1964, la reina Silvia en 1971, hasta Victoria en 2010.

Foto: Getty Images

Tiara de Braganza

La enorme tiara floral de estilo neoclásico fue un regalo de bodas del emperador Pedro I de Brasil para su segunda esposa, Amelia de Leuchtemberg en 1829.

Tras la muerte de su única hija, se la heredó a su hermana Josefina de Leuchtemberg, reina de Suecia.

Te interesa: Las tiaras de la familia real sueca para los Premios Nobel

Joyas de la realeza de la Casa Real de Holanda

La dinastía de los Orange posee una considerable cantidad de joyas reales, muchas de las cuales habían estado guardadas por años, pero que su actual reina, Máxima de Holanda, últimamente ha sacado del olvido.

Tiara de Margaritas

Una discreta diadema de diamantes que originalmente le perteneció a la reina Sofía, la primera esposa del rey Guillermo III de Holanda.

Esta tiara fue elegida por la reina Beatriz, mamá del actual rey holandés para su coronación y la cual lució Máxima de Holanda el día de su boda.

Los Diamantes Stuart

Un conjunto de joyas formado por una tiara de diamantes, un collar y un broche. El más valioso de la colección de los Orange, famoso por la espectacular tiara, constituida por 900 brillantes y un gigantesco diamante central de 39.75 kilates que data del siglo XVII.

Máxima de Holanda lució el conjunto durante una cena formal en el Palacio de Buckingham con motivo de su visita al Reino Unido.

Máxima de Holanda (Joyas de la realeza)
Foto: Getty Images

Tiara Pavo Real

Una de las joyas más famosas de los Países Bajos que perteneció a la reina Guillermina I y que data de 1897.

Se trata de un conjunto de rubíes y diamantes, que originalmente era un tiara de oro con dos filas de brillantes en donde se incrustaban cinco ornamentos que se pueden usar por separado, como broches, pendientes o aros.

Máxima usó esta pieza por primera vez durante la visita de Estado que hicieron los reyes de Suecia a Holanda.

Antes de irte:

Joyas de cuentos de hadas

Las joyas más famosas del cine

The post Conoce la historia de las joyas más emblemáticas de la realeza appeared first on Vanidades.

Comentarios

comentarios