¿Cuáles son los trastornos emocionales más comunes en la infancia?

Avatar

Autor: admin publiko 3 marzo, 2021


Juan Pablo Arredondo
Terapeuta Familiar, conferencista, psicólogo con más de 31 años de experiencia. Especialista en niños, adolescentes, adultos, parejas y familias.
FB: Juan Pablo Arredondo H
Twitter: @jparredondoh
Whatsapp: 5527163847

Vamos para un año de aislamiento y los niños están sufriendo un daño colateral que se ve reflejado en sus emociones.
Varios de ellos están presentando signos agudos de estrés, irritabilidad, ansiedad, retrocesos en las etapas de desarrollo, reacciones violentas y hasta cuadros de depresión.
Por ejemplo, ¿sabían que uno de cada cuatro niños está sufriendo ansiedad por el confinamiento y siete de cada 10 ya eran ansiosos? Según estudios de Save The Children.
Lamentablemente, muchos adultos seguimos minimizando estos trastornos creyendo que nuestros hijos están exagerando o están de flojos.
Para aprender a identificar si nuestros hijos están atravesando por algún trastorno y cómo ayudarlos a salir de esto, traemos a Juan Pablo Arredondo

El aislamiento causado por la pandemia, las cifras de niños que padecen algún trastorno han aumentado; sin embargo, esto se ha venido notando durante la última década y muchas veces ha pasado desapercibido por parte de los padres, lo que ha generado que muchos jóvenes e incluso niños presenten conductas graves como: adicciones, comportamientos agresivos y problemas mentales.

¿Qué es un trastorno emocional?
Una inhabilidad de formar o mantener relaciones interpersonales satisfactorias con sus pares y maestros.
Conductas o sentimientos inapropiados bajo circunstancias normales.
Un humor general de tristeza o depresión.
Una tendencia a desarrollar síntomas físicos o temores asociados con problemas personales o escolares.

El problema empieza cuando el niño o adolescente tiene este tipo de comportamientos durante largos periodos.

¿Cuáles son los trastornos emocionales más comunes?
Estos son los síntomas y trastornos emocionales más frecuentes entre los 7 y los 15 años:

Somatizaciones: Es cuando los conflictos emocionales se expresan de forma física. Generalmente están asociados a la ansiedad. Entre los síntomas más comunes son: problemas gastrointestinales, dolores intensos de cabeza y problemas en la piel.

Ansiedad: Es una intensa excitación, inquietud y reacciones fisiológicas en forma de tensión muscular, problemas respiratorios.
Ansiedad de separación; es un tipo de ansiedad asociada al miedo de alejarse de la familia y hogar.
Ansiedad generalizada; es una ansiedad excesiva con un alto nivel de preocupación en general y que no se puede controlar.
Depresión: Es cuando un niño siente tristeza intensa que persiste con el tiempo. A veces, las manifestaciones más comunes en niños son la irritabilidad y el aislamiento, incluso hasta autolesionarse.
Trastorno obsesivo compulsivo: está vinculado a la ansiedad y son una serie de pensamientos persistentes y recurrentes que terminan en una situación de preocupación, inquietud, temor y conductas repetitivas para intentar reducir dicha ansiedad.

Sintomatología alimentaria, es común que empiece en la adolescencia y está muy asociado a malestar emocional, baja autoestima e inseguridad hacia la propia imagen.

¿Por qué los niños pueden tener trastornos emocionales?

La estructura familiar: aumentan las separaciones, los divorcios, familias reconstituidas, más variedades y tipologías de familias.
La tendencia a subestimar el valor del esfuerzo: problemas para manejar y superar los conflictos y la poca tolerancia a la frustración y el cultivar el esfuerzo personal y colectivo.
El culto al cuerpo: la anorexia mental y la bulimia
Dificultad para pensar de manera autónoma, simbolizar y liberar la tensión interna en forma de emociones y sentimientos
La mayor competitividad: generadora de conflictos, especialmente en los niños más frágiles y vulnerables.
La necesidad de dedicar más tiempo a los compromisos laborales, en detrimento del tiempo a dedicar a la familia, en contradicción con la necesidad de cubrir las necesidades de sostén de los hijos.

¡SEÑALES DE ALERTA!

Cambios de humor o ánimo. De pronto notas que tu hijo tiene cambios de humor bruscos o repentinos. En un mismo día puede estar eufórico o enfadado, feliz o triste.

Más hostilidad. Tu hijo se muestra más arisco, más hostil. No acepta bromas, se muestra más sensible y todo parece molestarle.

Pasotismo. Tu hijo, que antes mostraba pasión por determinadas actividades propuestas, de pronto parece perder la ilusión, y muestra un gran pasotismo ante todo.

Pasotismo: Actitud del que no siente más que desinterés e indiferencia y no se preocupa por hacer o solucionar cosa alguna: no me explico tu pasotismo hacia los problemas de tus padres.
Desinterés. Pérdida de interés por actividades que antes le interesaban.
Violencia. Tu hijo de pronto se muestra más rebelde, e incluso agresivo. Contesta con algún grito, no es capaz de controlar la ira.
Llamadas de atención. Cuando su comportamiento cambia y los profesores comienzan a llamarte la atención, es porque está pidiendo ayuda. Sufre un ‘desbarajuste’ emocional y no es capaz de controlar sus impulsos. De ahí que lance pequeñas ‘llamadas de atención’.
Cambios de apetito. La relación con la comida es un indicador de cómo está tu hijo a nivel emocional. Si cambia su alimentación, si de pronto come con ansiedad o por el contrario rechaza la comida o muestra una pérdida de apetito, es un síntoma de que algo le perturba a nivel emocional.
Cambios en los hábitos del sueño. De pronto tu hijo tiene más ojeras, bosteza con mucha frecuencia, le cuesta dormir, sufre de insomnio o tiene más pesadillas.

Comentarios

comentarios