El arte de la conversación

Autor: admin publiko 10 octubre, 2021


El arte de la conversación

Álvaro Gordoa
Consultor en Imagen Pública, rector del Colegio de Imagen Pública. Autor de los libros Imagen Cool, El Método H.A.B.L.A y La Biblia Godínez.
TW: @AlvaroGordoa
IG: @alvarogordoa
imagenpublica.mx
Compra aquí su libro «El método H.A.B.L.A.»

Tips para una conversación “de oro”… y las claves para saber cuando estás durmiendo a tu interlocutor.

La conversación es un arte.
Escuchar más de lo que hablamos-
Leer mucho y a diario, debemos también ser comprensivo y empático, y sobre todo seguir las normas del buen hablante y el buen oyente.
Encontrarás algo en común con tu interlocutor, como por ejemplo gustos en algunos temas musicales, o deportivos.
Saluda con afecto e interés.
Utiliza el contacto visual.
Mantén la sonrisa abierta.
Recuerda y repite el nombre de la gente con la que te interrelacionas.
Muestra curiosidad por los demás.
Muestra interés en lo que escuchas y anímalos a hablar contigo, usa mirada de interés, sonrisa, atención y gestos positivos.
Capta el lado positivo de la gente: pregúntale sobre temas de interés para ti.
Muestra interés por la conversación repitiendo con distintas palabras lo que estás escuchando de tu interlocutor.
Sé tolerante con las opiniones ajenas.
No te recuestes ni cruces los brazos, mira a tu interlocutor a la altura de la frente, mantén la distancia, (40 centímetros).

7 señales de que estás aburriendo a tu interlocutor, o de que no sabe escuchar. Si haces estoy muy seguido seguro eres de los que no sabe escuchar.

Constantemente dirige la mirada hacia la puerta: No sabemos si idea un plan de escape más seguro que tirarse por la ventana o si está esperando a que entre alguien en su rescate, pero de lo que sí estamos seguros es de que busca una salida ¡ya!.
Es breve y cortante con sus respuestas, usa muletillas a manera de afirmación y no hace preguntas específicas de tu plática: Sí, no, no sé… ajá, mhhh… ¿ah sí?, ¿a poco?, ¿en serio?… Uuuuuy qué interesaaaante.
Voltea a ver insistentemente el reloj: Cuando está contigo se detiene el tiempo… y no, no es en sentido romántico. ¡Que esto se acabe por favor!
Si están en un restaurante deja de ordenar: – ¿Desean algo más de beber? –Sí, yo otra igual – Yo no muchas gracias -¿Permítame traerle la de la casa? – No, de verdad muchas gracias… – Es una botella de regal… -¡QUE NO QUIERO NADA! Gracias.
Revisa su teléfono en repetidas ocasiones: No llegó nadie al rescate por la puerta y el reloj parece que sigue detenido, por lo que ahora desea fervientemente recibir ese mensaje o llamada con el pretexto para retirarse: “Diosito, mata porfa a un ser querido, ya no quiero seguir sufriendo”.
Argumenta cansancio o enfermedad: “Me estoy sintiendo medio mal” o “Hoy tuve un día súper pesado, estoy out” son frases que le puedes escuchar. Para que no te sientas mal, aquí tu interlocutor no deberá fingir ni te está mintiendo, ¡en realidad lo enfermas!
Cambia drásticamente el tema de tu plática:- Tú: Te decía entonces que estaba putteando en el hoyo 18 y el VP de Merca no dejaba de hacer ruido, o sea, ¿qué haces en esa situación? – Tu contraparte: Mhhh, ¿en serio?… por cierto, ¿Ya leíste el artículo de la última MOI sobre cómo saber si estás aburriendo a alguien?

 

Comentarios

comentarios