Inteligencia Emocional

Autor: admin publiko 5 mayo, 2021


Natalie Roterman
Jefe editorial revista Moi
TW:@natroterman

Rebeca Muñoz Cornejo
Pionera como Mind Coach. Creadora del método de “Dietasconductuales” en el proceso de Coaching. 
Twitter: @McoachR
rebecamc.com
formaejecutiva.com
informes@formaejecutiva.com
Teléfonos: 5659-0011

INTELIGENCIA EMOCIONAL
• Tomar decisiones abruptas, mandar a la fregada a tu jefe por cualquier cosa y desquitarte con tus hijos cuando no te salió algo a ti es no tener control de tus emociones y, ¿qué crees?, el que se la pasa peor eres tú. Aprende a reconocer tus emociones, a usarlas a tu favor y a autogobernarte para mejorar tooodas tus relaciones, desde las de amistad, las de pareja y las familiares hasta las laborales.

Puede estar de moda o como tendencia todos los temas que nos ayuden a conocernos mejor o los temas englobados de Desarrollo Humano, Bienestar integral, mindfullnes, salud mental y corporal, desarrollo de temas espirituales, en fin, la lista es larga, pero el gran reto es, qué tanto de todo eso que escuchas, aprendes realmente los llevas a vida y los practicas.

Muchas personas pueden tener muy interesantes pláticas sobre cualquiera de estos temas pero vidas muy distantes de los modelos a seguir o que se supone quieren seguir.

De ahí la importancia de la frase “no es lo que aprendes sino lo que, lo que haces con lo que aprendes lo que hace la gran diferencia”.

Hablemos de Inteligencia Emocional que sin duda es LA herramienta que se necesita ahora más que nunca para afrontar situaciones complejas sociales emocionales que nos rodean, no solamente en alguno de nuestros aspectos, sino prácticamente en todos nuestros entornos.

Estamos viviendo en una etapa de sobre carga emocional, que si no la logramos y aprendemos a administrarla de la mejor manera, pronto provocaremos una crisis fuerte en nuestros entornos próximos más cercanos, y como, la forma en la que hoy estamos respondiendo a nuestra realidad con sus exigencias, muchas veces lo estamos haciendo desde el “acting out” es decir desde la parte mecánica y automática de nuestro esquema de respuestas, no lograremos responsabilizarnos del todo de las consecuencias de nuestro actuar. (80 – 85% estado automático).

Hoy hablaremos de la IE más allá de la definición, sino en cómo a través de lo que hacemos naturalmente demostramos que la usamos o no en nuestras respuestas diarias y acostumbradas.

Y lo iremos descubriendo a partir de un sistema inverso, es decir, primero contestaremos preguntas, y después platicaremos del contexto.

Vamos a evaluar desde dos perspectivas, la Conceptual de la IE y en sus apectos transaccionales cotidianos.

TalentSmart (casa encuestadora de soft skills) probó la inteligencia emocional, junto con otras 33 habilidades importantes en el lugar de trabajo y descubrió que la inteligencia emocional es el predictor más fuerte del desempeño, lo que explica un 58% del éxito en todo tipo de trabajos.

De las personas que han evaluado, descubrieron que el 90% de las personas con mejor desempeño también tienen un alto nivel de inteligencia emocional. Por otro lado, solo el 20% de los peores resultados tienen un alto nivel de inteligencia emocional. Puedes tener un desempeño superior sin inteligencia emocional, pero las posibilidades son escasas.

Tenemos una reacción emocional a los eventos antes de que nuestra mente racional pueda participar. La inteligencia emocional requiere una comunicación eficaz entre los centros racionales y emocionales del cerebro.

Generamos pensamientos iguales prácticamente diario, es decir, resolvemos cotidianamente desde la parte mecánica y automática, entonces cómo comenzar a desarrollar una alta IE, educando a nuestra mente racional, es una vía rápida y fácil.

Fórmula Dr. Joe Dispenza:

Pensamientos diferentes, generan elecciones diferentes.
Elecciones diferentes, generan comportamientos diferentes.
Comportamientos diferentes, generan experiencias diferentes.
Experiencias diferentes, generan emociones diferentes.
Emociones diferentes dirigen a pensamientos diferentes.

ESTEREOGRAMAS

La visión estereoscópica es la capacidad que tenemos de integrar dos imágenes que nos llegan a cada ojo, en relieve y con suficiente profundidad, o sea en 3D.
La usamos cuando queremos enhebrar una aguja, verter líquido en un recipiente, subir y bajar escalones. O sea siempre que necesitamos calcular la profundidad de algo.

En 1959 el psicólogo y neurocientífico húngaro Bela Julesz inventó unos estereogramas parecidos a lo que conocemos ahora pero de puros puntitos, para probar que las personas podían ver en 3D

20 años después, un estudiante de Julesz, Chris Tyler y Maureen Clarke, un programador, descubrieron que podrían hacer lo mismo con imágenes. Y en los años 90, se popularizaron gracias a la aparición de los famosos libros The Magic Eye, creados por el ingeniero Tom Baccei, la artista de 3D Cheri Smith y el programador Bob Salitsky, que usando la investigación de Chris Tyler y Maureen Clarke, se pusieron a manipular patrones repetidos para esconder una imagen 3D en un patrón 2D

Las proyecciones cinematográficas en 3D con sus anteojos es similar a lo que generan los estereogramas

Forzamos a los ojos a mirar de una manera no natural para de este modo percibir la proyección en tres dimensiones y alrededor de un 15% de la población tiene algún tipo de problema para ver bien en 3D. Algunas personas no llegan nunca a ver esa imagen tridimensional aun teniendo visión estereoscópica.

No todos los animales tienen visión estereoscópica. Para los animales que son presas, es importante tener una visión lo más amplia posible para detectar posibles depredadores. Estos animales tienen los ojos a los lados de la cabeza y la visión de los dos casi no se superpone. Los depredadores suelen tener visión estereoscópica para identificar a la presa, perseguirla y dar el golpe final con la máxima precisión posible

La visión estereoscópica nos permite calcular la distancia a la que está un objeto que deseamos levantar, enhebrar una aguja, verter líquido en un recipiente y subir y bajar peldaños, entre otras cosas

INSTRUCCIONES PARA ENTRAR
Hay varias formas de “entrar”:

La primera y más fácil que le funciona a mucha gente es escoger un punto del estereograma, verlo fijamente y hacer bizcos y empezar a ver alrededor de toda la imagen como si solo fuera un fondo de pantalla.

Otra forma es (en tu pantalla) acercarte el centro de la imagen a la nariz hasta que la veas borrosa, buscar tu reflejo y enfocarte en ese punto de tu reflejo, no de la imagen. Cuando notes un cambio en la imagen vete alejando lentamente sin dejar de enfocarte en el mismo punto. Mientras te alejas debes de poder distinguir una figura en 3D, para ahí y “asómate y voltea a ver toda la imagen.
Si no puedes, intenta relajar tus ojos y enfocarte en un punto detrás o más allá de tu pantalla (que esté más o menos a la misma distancia que tú de tu pantalla). Trata de ver tu pantalla como si fuera una ventana, y la imagen casi de reojo y eso debe truquear a tu cerebro a que piense que está viendo algo en 3D.

Comentarios

comentarios