Batuta traza nuevos retos

Avatar

Autor: admin publiko 22 diciembre, 2020


Juan Carlos Talavera

CIUDAD DE MÉXICO.

El montaje de las óperas Fidelio, de Ludwig van Beethoven, y Ascanio in Alba, de Wolfgang Amadeus Mozart, canceladas en 2020 de la programación del Palacio de Bellas Artes y del Festival Internacional Cervantino, a causa de la pandemia de covid-19, serán dos de los proyectos que Iván López Reynoso recuperará en 2021.

Recién nombrado como batuta titular de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes (OTBA), López Reynoso asumirá el encargo el 18 de enero y en entrevista con
Excélsior asegura que a partir del próximo año fijará su residencia en México, aunque no cancelará sus compromisos internacionales.

Uno de los puntos que toqué primero con Lucina Jiménez y Alonso Escalante fue el manejo de mi agenda internacional y sí te puedo comentar. Residiré de nuevo en la Ciudad de México, porque desde hace cuatro años estaba fuera”.

La razón, afirma, “es que quiero estar involucrado de una forma cercana a la orquesta, no sólo cuando esté dirigiendo, sino en todo su desarrollo artístico. No quiero ir, dirigir y después no estar. Así que mi residencia sí será la CDMX, pero tanto Lucina como Alonso saben la importancia de mantener mi actividad internacional”.

Porque eso le dará a la OTBA y al INBAL una presencia fuera de México, y seré como su embajador. Se mantendrán todos mis compromisos agendados hasta 2024, con lo cual podré compaginar la agenda internacional con la responsabilidad artística al frente de la agrupación”, explica.

¿Cómo recibió el nombramiento? “Estoy muy contento, agradecido y  honrado con esta posibilidad. Es un reto artístico interesante y atractivo”.

¿Cómo define a la OTBA? “Es una de las instituciones pilares de nuestro país, la única especializada en el repertorio escénico en México y, por ende, la orquesta de referencia para todo el repertorio operístico y dancístico de México en nuestra única casa de ópera. Es una gran responsabilidad y una gran ilusión. Es mi primera titularidad y llega cuando mi relación con la orquesta está en buen momento”.

Hacia el futuro inmediato, asegura, esta agrupación deberá seguir apostando por los formatos digitales, dado que no hay una historia escrita para el primer semestre del próximo año, por lo que deberá elaborar dos planes alternativos en caso de que la pandemia se prolongue.

López Reynoso reconoce que las óperas Fidelio (que cerraría la actividad del Palacio de Bellas Artes en 2020) y Ascanio in Alba (que sería escenificada en el marco del Cervantino 2020) son las dos más factibles para 2021, “porque son óperas que se prestan a formatos más compactos”, dado que “la postura del INBAL es que todo lo que en 2020 no se pudo realizar a causa de la covid-19, se mantenga en 2021.

Quizá el compromiso más difícil de llevar a escena en 2021 sería Lady Macbeth de Mtsensk, de Dmitri Shostakóvich, reconoce, “debido a que necesita muchos solistas, una orquestación generosa y una puesta en escena con mucho contacto”.

López Reynoso ha dirigido más de 15 agrupaciones, entre ellas la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, la Filarmónica Gioachino Rossini y la Orquesta Estatal de Braunschweig.

 

MÚSICA PARA NAVIDAD

Para celebrar las fiestas decembrinas, López Reynoso enlista cuatro obras maestras de la música universal que podrían ser de utilidad “para conectar con ese lado emocional que nos piden las fiestas, porque son tiempos de reflexión, de estar en casa, y yo podría recomendar cuatro obras imprescindibles de la temporada”.

Se trata de El Mesías de Händel, “con esa carga emocional tan fuerte que tiene la partitura, muy revolucionaria para su época y con tintes románticos”.

Le sigue el Oratorio de Navidad de Camille Saint-Saëns, “una partitura poética, llena de luz y de amor, con un mensaje que incluye unión, hermandad y paciencia”.

No puede faltar El Cascanueces de Tchaikovsky, “ya que este año no tendremos el montaje de la obra en el Auditorio Nacional, pero podemos escucharla en casa”.

Y el Oratorio de Navidad de Johann Sebastian Bach, “una obra maestra que es hermosa de principio a fin, la cual disfrutarán mucho y es posible escucharla por partes y en distintos momentos del día”.

 

Foto: Notimex

 

AÑO DE LA PANDEMIA

López Reynoso acepta que la pandemia le dejó 44 funciones nacionales e internacionales canceladas y largos meses de reflexionar y pensar en las cosas positivas.

Sin embargo, rescata algunas experiencias de sus compromisos internacionales durante el último trimestre del año.

Por ejemplo, en Oviedo, observó “el rigor absoluto de un protocolo funcional y serio”, donde el coro, los solistas, la sección de cuerdas y él mismo permanecieron todo el tiempo con cubrebocas hasta el ensayo general; y la sección de alientos utilizó acrílicos para permanecer apartados.

Es un protocolo que deberíamos considerar (en México), debemos apostarle a la actividad y a un regreso responsable, desde luego, con la sana distancia cuidando el momento en que sea factible, porque ahora (con semáforo rojo) los números no están de nuestro lado”.

Comentarios

comentarios