Vivir en una ciudad aumenta nuestro índice de obesidad y daña nuestra salud mental

Avatar

Autor: Publiko 8 octubre, 2019


En 2008 por primera vez en la historia de nuestro planeta, la población presente en las ciudades superó a la que vivía en las zonas rurales. La ONU advirtió en el informe de 2018 que de seguir así, en 2050 el 68% de las personas vivirán en zonas urbanas. Y aunque esta es la tendencia social que se impondrá, las estadísticas que deja la ciencia sobre la vida en las grandes urbes no destaca precisamente sus bondades.

 

1. Respirar azufre y sustancias tóxicas

Por si te quedaba alguna duda todos respiramos aire contaminado, al menos 91% de la población que vive en ciudades. Según la OMS este porcentaje de ciudadanos vive actualmente en zonas donde los límites de partículas contaminantes como el dióxido de nitrógeno, el dióxido de azufre, el ozono o el monóxido de carbono exceden las concentraciones recomendadas. Este mismo informe apunta que cada año se producen 4.2 millones de muertes vinculadas con la contaminación del aire.

 

La mala calidad de la atmósfera que respiramos incrementa el riesgo de padecer cáncer de pulmón, infartos, accidentes cardiovasculares o infecciones respiratorias como la neumonía.

 

También te interesa Las 5 ciudades más bellas del mundo que tienes que visitar alguna vez en tu vida

 

2. Obesidad

La calidad del aire afecta más de lo que creemos y al listado de enfermedades anteriores ahora también se suma el riesgo de padecer sobrepeso. Según declaraciones del Instituto Clínico de Ciencias de la Evalución de Canadá a la BBC, las micropartículas presentes en el humo de los coches o los cigarrillos tienen el poder de activar procesos inflamatorios lo que en algunas personas deriva en una ralentización metabólica. Es decir la quema de calorías se hace más complicada.

 

3. Problemas psicológicos

Factores como la contaminación acústica, las aglomeraciones o los atascos presentes en las ciudades contribuyen a elevar los niveles de estrés de las personas que allí residen. Según este estudio de la revista Nature vivir en una ciudad aumenta un 21% la probabilidad de padecer ansiedad y 39% la posibilidad de experimentar trastornos en el estado de ánimo.

 

Comentarios

comentarios

Temas relacionados con esta nota:     , , , , , ,