Jesús M. Chamizo: “Nos falta respeto por el mundo del arte y el teatro”

Avatar

Autor: admin publiko 12 febrero, 2021


Imagen de la serie "From the stage" cedida por Jesús Chamizo y The International Photography Awards. EFE
Imagen de la serie “From the stage” cedida por Jesús Chamizo y The International Photography Awards. EFE
(The International Photography Awards/Jesús Chamizo/)

Madrid, 12 feb (EFE).- Jesús M. Chamizo es el único fotógrafo español finalista en el prestigioso premio International Photography Awards (IPA) con la serie “From the Stage” (Desde el escenario), cuatro imágenes de teatros emblemáticos, símbolo de la cultura, con la que pretende ir más allá de lo que se puede contemplar.
“Nos falta respeto por el mundo del arte y del teatro”, ha dicho este viernes en una entrevista a Efe el fotógrafo, que ha sido reconocido en tres años con 38 galardones nacionales e internacionales, 21 de los cuales otorgados en 2020.
Jesús M. Chamizo (Madrid, 1961) opta al galardón de “Architecture Photographer of the Year” por la serie de cuatro fotografías “From The stage” (Desde el escenario), por la que la organización ya le ha otorgado el premio a Mejor Fotógrafo de Arquitectura Interior.
“From the stage” ha sido seleccionada junto a otros doce finalistas de diferentes categorías. Un galardón al que se han presentado 13.000 imágenes de fotógrafos de 120 países, que se falla mañana en Los Ángeles (Estados Unidos).
“Llegar hasta donde ha llegado esta serie ya es para mi una satisfacción”, dice el artista, que también ha sido reconocido con la medalla de plata del Premio Internacional de Fotografía de Tokio 2021 en la categoría de Arquitectura Interior por la misma obra.
Las cuatro fotografías retratan la imagen de distintos teatros españoles: el Coliseo Carlos III del Escorial (Madrid), el interior del Teatro Cervantes de Béjar (Salamanca); el Teatro Chapí en Villena (Alicante) y el Teatro La Massa Vilassar de Dalt (Barcelona).
Una serie que proviene de otra anterior, “Theaters”, que tiene como objetivo “salvaguardar” el arte y la cultura, y dar importancia a teatros con “personalidad”, aprovechando, a modo de metáfora, un patio de butacas donde los asientos están más cerca.
Imágenes de teatros vacíos que esperan la comunión con un público ausente, con la “esperanza de que todo pase, para volver a estar llenos”, apunta Chamizo, quien advierte en el texto que acompaña a las fotografías que este es su particular homenaje al “templo del teatro”.
“El teatro puede convertir el escenario en un templo y el espacio de actuación en algo sagrado. En el sur de Asia, los artistas tocan con reverencia el suelo del escenario antes de pisarlo, una antigua tradición donde se entrelazan lo espiritual y lo cultural”, relata.
Es habitual encontrar la obra de este autor en PHotoESPAÑA, imágenes con un gusto por lo ornamental y la geometría en la que ha reflejado el trabajo de grandes arquitectos “desconocidos, pese a su trayectoria”, como Antonio Palacios.
“La arquitectura siempre me ha apasionado. Me parecía más interesante fotografiar objetos que personas”, reseña Chamizo, que comenzó en plena adolescencia a interesarse por captar imágenes más allá de las que representaban recuerdos familiares y para quien la fotografía era una manera de aislarse de la realidad.
“Una cosa es lo que ves y otra lo que interpretas”, la arquitectura por sus formas y su fisonomía “cuenta cosas y me interesa mucho la huella que deja el ser humano en el mundo a través de ella”, añade este observador constante de la realidad.
Chamizo tiene dos líneas de trabajo. La primera, plasmar los espacios como son, “como yo los veo sin interpretarlos”. La segunda, jugar a construir, a partir de los espacios, geometrías “para captar la curiosidad del espectador” y que de esa forma analice la imagen y se pregunte de dónde viene, buscando así su participación.
Asegura que la fotografía no siempre consiste en esperar el momento adecuado, la luz es el elemento estrella para captar una buena imagen, pero “tienes que verla y eso también depende de tu predisposición”, e incide en que aunque sepa qué quiere hacer, cede y se “salta el guión” para ir construyendo sobre la marcha “otras que pueden ser más gratificantes”.
No desdeña las imágenes captadas con el móvil, que para él también es una herramienta de trabajo. “Ya no son un teléfono, son cámaras por las que hablas” y reconoce que él mismo no evita sacarlo para hacer una fotografía. “Hay fotografías muy buenas en Instagram. El ojo es lo más importante”, concluye Jesús M. Chamizo.

Comentarios

comentarios