La 4T, una verdadera transformación nacional

Avatar

Autor: admin publiko 12 diciembre, 2020


 

Algunos éramos escépticos de la 4T. Pensábamos, incluso ya empezado el sexenio de López Obrador, que se trataba de un simple gatopardismo, en el que todo tenía que “cambiar” para que todo siguiera igual. En el fondo, se trataría justamente de lo mismo. Y aunque sí lo es en muchos aspectos —corrupción, nepotismo, influyentismo—, es justo aceptar que realmente estamos frente a una verdadera transformación de la vida pública nacional.

El diccionario de la Real Academia Española dice que transformar significa, entre otras acepciones, “hacer cambiar de forma a alguien o algo” y “transmutar algo en otra cosa”.

La administración del presidente López Obrador ha venido a cambiar los paradigmas de lo que se pensaba debía ser el gobierno. De la manera en cómo se tenían que medir sus logros y resultados. De la propensión a abrirlo al escrutinio público y hacer de la rendición de cuentas y la transparencia una constante aspiración. A la descentralización y limitación del poder.

Con la —autodenominada— 4T, estamos frente a una nueva forma de gobernar en la que no se trata de construir sobre lo ya creado. No se busca perfeccionar las instituciones existentes. Ni siquiera es la intención mejorar la calidad de vida de los mexicanos. El plan, es no tener plan. La estrategia es la improvisación. Se trata de hacer algo realmente diferente, aunque no funcione. De que no quede nada de lo edificado y aprendido en décadas. En dejar todo a discreción del poderoso del Palacio, que tiene una respuesta para cada situación. Una opinión de todo. De hecho, no necesita de nadie más ni nada adicional para tomar sus decisiones. Tampoco requiere justificarlas. Basta que las diga seguidas de un calificativo —corrupto, neoliberal, conservador— para respaldar cualquier ocurrencia.

Por eso, no hay duda que el régimen dirigido por el presidente López Obrador está cambiando la forma de gobernar. Antes, se reaccionaba ante los escándalos de corrupción. Por lo menos había que hacer rodar un par de cabezas. Ahora, es motivo de risas en la mañanera. Antes, se buscaba que los funcionarios públicos tuvieran credenciales para ocupar su puesto. Ahora, basta el título de “leal e incondicional”. Antes, existía pudor en los errores que se cometían desde el poder público. Ahora, se perpetúan y acrecientan si esa es la voluntad del líder.

Esta administración vino a transformar nuestro país al impulsar una nueva realidad que sale de los parámetros tradicionales. Ahí la dificultad de entender lo que está pasando en México, que nos tiene como conejos encandilados. La complejidad de tratar de razonar que alguien —en teoría—, bien intencionado, esté dispuesto a joder la vida de cientos de mexicanos al buscar implementar su corta visión del mundo —plagada de miedos, odios y complejos— sin ningún remordimiento.

“Vamos muy bien” y los problemas —en seguridad, salud, economía— son simples inventos de la oposición —dice el transformado—, en una suerte de ceguera selectiva. Como si los 100 homicidios diarios o los 100 mil muertos por covid-19 fueran parte de la trama de una novela.

Nos avisaron. Nos lo anunciaron. Nosotros no pudimos —o no quisimos— entender lo que nos decían y nos siguen diciendo. Quieren transformar al país y lo están logrando.

               

*Maestro en Administración Pública  por la Universidad de Harvard y profesor en la Universidad  Panamericana

   Twitter: @ralexandermp

 

Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Comentarios

comentarios