La señora Gómez

Avatar

Autor: admin publiko 26 diciembre, 2020


Sí, la vida suele jugarnos sorpresas de todo género y hasta bromas tan pesadas como el tiempo que ahora vivimos. A una violencia imparable donde los militares, a pesar de múltiples honores rendidos y aumentos considerables a su presupuesto, no han logrado frenar el tsunami de violencia que nos ahoga, se les entrega las vacunas que durante lustros la Secretaría de Salud supo bien distribuir y frenar epidemias como la rabia, tuberculosis, viruela, sarampión, cólera y muchas otras.

Pero las bromas pesadas continúan y ahora golpean a lo más preciado que tenemos: párvulos, educandos y especialidades educativas.

Si una maestra de primaria es buena para la Secretaría de Educación Pública, bien debiera de estar en Pemex un ingeniero petrolero, en Relaciones Exteriores un calificado embajador y en la presidencia del país un connotado y brillante estadista de alto registro. Pero no. La suerte está en contra de todos los mexicanos.

Ya alguna vez Carlos Salinas de Gortari se burló de quien quisiera estudiar y desarrollarse en el campo del conocimiento y la academia al nombrar secretario en Educación a un hombre fichado por la DEA, por sus nexos con el narco y sobre quien sigue pesando el asesinato del periodista Manuel Buendía: el actual director de la CFE, Manuel Bartlett Díaz. Otra broma de pésimo gusto la regaló Enrique Peña al designar en ese puesto a la desmedida ambición de Aurelio Nuño.

Ahora, quiere un rayo apocalíptico caer en las vetustas oficinas de la educación nacional rodeadas por los frescos de Diego Rivera como una trágica burla de lo que espera a esos niños que, cuando son calificados por las encuestas de conocimiento universal como PISA, no alcanzan a sumar, restar o dividir adecuadamente e ignoran los principios de la biología, la gramática y, con frecuencia, no saben escribir sus apellidos.

La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, desde tiempo atrás, acusa a la señora Delfina Gómez de estar ligada al charrismo de Elba Esther Gordillo y de escabullir millones de pesos. Puntos aparte, en su carrera como presidenta municipal de Texcoco, luego diputada, senadora y aspirante al gobierno del Edomex, es muy válido preguntarnos, ¿qué corriente pedagógica piensa instrumentar?

¿Acaso el cognotivismo o el conductivismo?

Para dirigir un conglomerado más grande que algunos países de Centroamérica y de África, ¿qué metodología pondrá en marcha, el ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos), el aula invertida (Flipped Clasroom) o el Aprendizaje Cooperativo?

La señora Delfina Gómez, que ha empleado su vida en recorrer los diferentes pantanos políticos en que se ha movido, ¿ha tenido tiempo para conocer y reflexionar sobre los grandes educadores? A mí me gustaría que nos dijera quiénes han sido y qué aportaciones han dado, por ejemplo, Juan Luis Vives, John Locke, Heirich Pestalozzi o Juan Jacobo Rousseau?

A los profesores del país les sería de gran utilidad que les hablara sobre la estrategia que en las condiciones de educación a distancia tienen las corrientes pedagógicas de María Montessori y el constructivismo y también si está de acuerdo con los principios de Jean Piaget. Vamos, y entre clase y clase, ¿nos podría hablar del Código Napoleónico, todavía vigente en muchas latitudes?

La señora Gómez sabe, sin duda, que antes que ella, el sillón de José Vasconcelos recibió las posaderas de algunos ilustres mexicanos como Jesús Reyes Heroles, Fernando Solana, Agustín Yáñez, quien tuvo como subsecretario al gran Mauricio Magdaleno, Jaime Torres Bodet y Narciso Bassols. ¿Lo sabe, los conoce, sabe quiénes fueron y qué hicieron en ese cargo?

La señora Gómez no ignora que todos esperamos que los supere. ¿Verdad?

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Comentarios

comentarios