Los Croods: una nueva era evoluciona con chicas “más listas” y fuertes en su regreso al cine

Avatar

Autor: admin publiko 14 diciembre, 2020


Dirigida por Joel Crawford, en la nueva aventura de los Croods Eep, la hija adolescente (y ojo derecho de su padre, Grug) vive su primer amor: se trata de Guy, un chaval que se unió a la tribu después de perder a sus padres en un terrible terremoto que sumergió su poblado en petróleo.

Por Alicia G.Arribas

Madrid, 14 de diciembre (EFE).– Con la Navidad a punto, llega a las salas españolas Los Croods: una nueva era, continuación siete años después de la supertaquillera y desternillante Los Croods, esta vez con las voces de Anna Castillo y Raúl Arévalo como padre e hija de la primera familia de cavernícolas pijos de la historia.

Para Castillo, que se estrena como dobladora de dibujos animados, el mejor valor de estos nuevos trogloditas es que “demuestran que la unión hace la fuerza”, pero sobre todo -apunta en una entrevista con Efe– le gusta “la lectura feminista de que sean las tías las que salven a los chicos y que haya tres generaciones de mujeres fuertes, distintas y unidas, apoyándose”.

“Las adolescentes de la peli, como mi personaje, Alba Másmejor, están muy por encima de cosas que antes nos importaban más, pero ahora, ellas nacen más listas”, afirma con un guiño la catalana.

Dirigida por Joel Crawford, en la nueva aventura de los Croods Eep, la hija adolescente (y ojo derecho de su padre, Grug) vive su primer amor: se trata de Guy, un chaval que se unió a la tribu después de perder a sus padres en un terrible terremoto que sumergió su poblado en petróleo.

Mientras siguen su camino nómada en busca de alimentos, los Croods se topan con la familia Másmejor, padre, madre e hija (Phil, Hope y Alba), que resultan ser los íntimos amigos de los padres de Guy, supervivientes de la catástrofe.

Pero los Másmejor han evolucionado. Se calzan con chanclas, han domesticado a los animales y viven en casas subidas a los árboles: además, tienen comida de sobra. Y modales, en resumen, todo lo que les falta a los Croods.

La película, que llegó a las salas el pasado 10 de diciembre, ya se ha estrenado en cines en EU y China, convirtiéndose en su primer fin de semana en el mejor estreno postpandémico, por encima incluso de Tenet.

Con una espectacular técnica que precisa hasta las gotas de sudor en la frente de Grug, impresionantes tomas acuáticas y submarinas y el momento culminante de la melena al viento de Hope Másmejor, Los Croods: Una nueva era es una amalgama de colores, criaturas, animales prehistóricos, frutas y paisajes increíbles, que resultan totalmente hipnóticos.

Un look psicodélico que a Raúl Arévalo, el pijísimo Phil Másmejor, le encanta.

Y añade que estas películas para toda la familia “son necesarias siempre”, pero ahora, en plena pandemia, más aún, y “ésta es sanadora”, considera el actor madrileño.

Porque la película, de argumento muy simple, además de ecologista, animalista y defensora de los valores familiares, también es una declaración de intenciones contra las convenciones patriarcales grabadas a fuego en las tradicionales películas de dibujos animados para toda la familia. Como subraya Anna Castillo, esta cinta es feminista “pero de las buenas”.

“Todas las pelis de Disney que han intentando ser feministas no lo han sido de verdad”, opina la ganadora de un Goya por “El olivo”, y pone como ejemplo Mulán, que es de sus favoritas, “que salva China, pero se tiene que hacer pasar por hombre, y cuando descubren que es una mujer la destierran y salva al chico pero porque está enamorada”.

Aunque Arévalo ya hizo Memorias de un hombre en pijama en un doble papel de persona y personaje animado, esta experiencia también es nueva. Como Phil Másmejor, se limitó a ver bien “el dibujo y su expresividad”, oír la voz en inglés original -en este caso, la de Peter Dynklage (Tyrion Lannister)- y poner la intención que querían dar a cada palabra, explica a Efe.

“A mi lo que más me gusta de esta película es que demuestra que la unión hace la fuerza y que siempre necesitas a alguien que no tiene que ver contigo para llegar a un fin deseado. Además -añade- se ve que todos tenemos un poquito del otro; yo soy, sobre todo, troglodita -se ríe el ganador de tres premios Goya-, pero también me gusta hacerme el moderno. Una cosa complementa a la otra”.

Comentarios

comentarios