Los Muyahidines del Pueblo, feroces opositores al régimen iraní

Autor: admin publiko 10 agosto, 2021


Los Muyahidines del Pueblo (OMPI o MEK en persa), movimiento en el exilio prohibido desde 1981 en Irán, donde las autoridades lo califican de “terrorista”, son feroces opositores del poder iraní.

Fundado en los años 1960 para luchar contra el sah de Irán, Mohammad Reza Pahleví, la organización prosiguió su lucha contra la República Islámica y se alió a Sadam Husein durante la guerra Irán-Irak (1980-1988).

Este martes, está previsto el inicio en Estocolmo de un inusual juicio por ejecuciones en masa en Irán en 1988.

Según la fiscalía sueca, esta depuración afectó a militantes muyahidines, tras los ataques perpetrados por el movimiento contra el poder iraní al final del conflicto con Irak.

– Nacidos en Irán –

La organización, de inspiración marxista que se presentaba como “musulmana demócrata y laica”, nació en 1965 de una escisión en el seno del Movimiento de Liberación de Irán (MLI, nationalista) de Mehdi Bazargan.

Su objetivo era deponer al sah y muchos de sus fundadores perecieron en las prisiones del régimen.

Tras un breve periodo de legalidad con la Revolución Islámica de 1979, la OMPI fue ilegalizada en 1981 a raíz de una manifestación armada severamente reprimida. Según la OMPI, esta manifestación era pacífica.

Ese mismo año, el poder les atribuyó un atentado con bomba contra la sede del Partido de la República Islámica en el que hubo 74 muertos, entre ellos el ayatolá Beheshti, número dos del régimen. Los muyahidines nunca reivindicaron el atentado, a diferencia de otros.

– Exilio –

Expulsados de Irán, se exiliaron en todo el mundo, en particular en Francia, donde se instalaron en Auvers-sur-Oise, cerca de París, con su jefe Masud Rajavi, que creó el Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI), coalición de opositores iraníes, considerada como el ala política de la OMPI.

En 1986, Masud Rajavi fue expulsado de Francia, cuyo gobierno inició una política de acercamiento con Irán.

Desde 1989 la OMPI está dirigida por su esposa Maryam Rajavi, que en 1993 fue designada al frente del CNRI. Su marido no ha vuelto a aparecer en público desde 2003.

– Implantación en Irak –

Durante la guerra irano-iraquí, los muyahidines se implantaron en Irak y combatieron en las filas de Sadam Husein, lo que les valió que el gobierno de Teherán los calificara de “traidores”.

Al final del conflicto, el grupo lanzó una operación militar contra el poder iraní y tomó el control de varias ciudades fronterizas. La ofensiva fue aplastada por el ejército iraní.

El brazo armado de la OMPI, el Ejército de Liberación Nacional de Irán, creado en 1987, reivindicó varios ataques en el país, en particular en 1993 contra oleoductos y el mausoleo del imán Jomeiní, cerca de Teherán. Le han imputado decenas de muertos.

Tras la caída del Sadam Husein en 2003, los muyahidines fueron desarmados y reagrupados en el campo de Ashraf, en el noreste de Bagdad. En 2013, a petición de Washington y la ONU, Albania aceptó recibir en su suelo a miembros del OMPI.

– Actividades públicas –

En 2003, Rajavi fue detenida en Francia junto con otras 160 personas, y liberada después de dos semanas de protestas de sus partidarios, marcadas por dos inmolaciones. La investigación judicial realizada por sospechas de actividades “terroristas” concluyó en septiembre de 2014 con un sobreseimiento.

Los muyahidines fueron retirados en 2009 de la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea en la que figuraban desde 2002. Estados Unidos hizo otro tanto en 2012.

En 2015, Rajavi se alzó contra el acuerdo concluido entre las grandes potencias e Irán sobre el programa nuclear iraní.

– Atentado frustrado –

El 30 de junio de 2018, se frustró un intento de atentado contra una reunión de muyahidines en la localidad de Villepinte, cerca de París.

Un diplomático iraní fue condenado en febrero de 2021 a 20 años de cárcel por “intento de asesinato con carácter terrorista” y “participación en las actividades de un grupo terrorista”. Tres cómplices fueron condenados a penas de 15 a 18 años de cárcel.

– Demanda de investigación –

A principios de mayo de 2021, más de 150 personalidades, entre ellas premios Nobel, exjefes de Estado o de gobierno y antiguos responsables de la ONU, reclamaron una investigación internacional sobre la ejecución sumaria de miles de disidentes en las cárceles de Irán en 1988.

Varias Organizaciones No Gubernamentales (ONG) llevan años haciendo campaña para que se haga justicia por las ejecuciones extrajudiciales de miles de iraníes, en su mayoría jóvenes, cuando se acabó la guerra con Irak.

Según el CNRI, 30.000 personas fueron ejecutadas. La cifra real es probablemente más cercana a 4.000 o 5.000.

bur-acm/mw/gk/ybl/af/zm

Comentarios

comentarios