Más contra Vicente

Avatar

Autor: admin publiko 11 febrero, 2021


¿Ahora con quién se va a enojar Vicente? ¿Ahora a quién va a culpar? Por ejemplo, cuando aparecieron fotografías y videos de una mujer a quien mañosa y abusivamente le tocaba un pecho a la hora de tomarse la dizque foto del recuerdo, culpó a las —según él— 600 personas que estaban afuera de su rancho y que podían ser atropelladas por un tráiler o camión, entonces según él las dejó pasar por eso y luego “confundió” el hombro con un seno, aunque uno tiene hueso y el otro carne, pero ésa fue una de sus disculpas.

La otra fue que yo lo eché a pelear con Pepe Aguilar hace 10 años y que soy un amarra navajas, pues inventé las declaraciones de Aguilar cuando dijo que Vicente y Antonio Aguilar nunca fueron amigos, que se conocían, pero que no eran amigos, entonces en una entrevista que dio a su exnuera resulté yo el culpable por esa entrevista 10 años antes de que le tocara los senos a las personas que llegaban a su rancho para conocerlo. ¿Ustedes entienden?, porque yo no, sinceramente, ¿qué tiene que ver que yo haya amarrado navajas y el libidinosamente toque partes íntimas de mujeres?

Lo peor es que nadie de su familia ni la periodista que fue a tratar de “salvarlo” le avisaron que estaba diciendo puras incongruencias y que saldría peor el “remedio” que le enfermedad. Nadie es nadie, así salió, bueno, hasta lo promocionaron.

Ahora aparece una cantante de nombre Lupita Castro, quien asegura que hace algunos años Vicente la violó, sí, usted amigo lector de Excélsior está leyendo bien, que el gran Charro de Huentitán, Vicente Fernández, cuando era una menor de edad, 17 años, la violó. Resulta que él la contrató como telonera, es decir, para abrirle los shows en una gira por Estados Unidos. Ella refiere que siempre iba acompañada por un familiar, pero en una ocasión en que no pudieron ir, el cantante la invitó a comer, le dio de beber alcohol y abusó sexualmente de ella.

A mí me parece espantoso, aberrante, asqueroso, por decir lo menos, en caso de que sea verdad, aunque tampoco tenemos por qué no creerle a una víctima. Lo peor del asunto es que han pasado muchos años y mucha gente va a decir que por qué se tardó 40 años en decirlo y cada quién conoce su realidad, su dolor y su duelo.

Vuelvo a preguntar lo que pregunté al inicio: ¿A quién vas a culpar, Vicente?

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Comentarios

comentarios