Objetivos a la vista

Avatar

Autor: admin publiko 19 enero, 2021


 

Estamos a un paso de conocer a los rivales del Súper Tazón LV. Únicamente restan los partidos de campeonato por jugar antes del gran encuentro que se llevará a cabo en el Estadio Raymond James. En la Americana, los Jefes harán historia al recibir a los Bills, ya que serán el primer equipo de la AFC en jugar en casa tres juegos de campeonato consecutivos. Mientras que el Lambeau Field será el escenario del partido por el título de la NFC, entre los Empacadores y los Bucaneros.

El choque entre Kansas City y Buffalo será entre los dos mejores equipos de la AFC: los Jefes van por el bicampeonato, algo que no se ha dado desde los Patriotas de 2003-04; mientras que los Bills están en la antesala del duelo por el título de la liga, por primera ocasión desde la campaña de 1993. Sobran ingredientes interesantes y jugadores talentosos para generar una enorme expectativa de lo que puede suceder en el Estadio Punta de Flecha, especialmente si Pat Mahomes está disponible. Pero no podrá superar lo que el enfrentamiento entre Aaron Rodgers y Tom Brady en la NFC.

No pretendo restarle importancia al partido de la Conferencia Americana, al contrario, si Kansas City cuenta con el MVP del pasado Súper Tazón, en el papel se ve más parejo, lo que ocurre es que en Wisconsin estarán guiando las respectivas ofensivas dos de los mejores quarterbacks de todos los tiempos, dos leyendas que nunca se han enfrentado en los playoffs y que sólo lo han hecho tres veces.

Aunque estamos hablando de un deporte de equipo, y no de un mano a mano, nadie tendrá más reflectores que Rodgers y Brady en los confrontaciones del domingo. Lo que hagan ambos número 12 en el histórico césped del Lambeau Field, seguramente definirá quién será el representante de la Conferencia Nacional el 7 de febrero.

El quarterback de los Empacadores va a ganar el premio al Más Valioso de la temporada y es, en mi opinión, el mejor en su posición de la última década; pero su brillantez individual no ha servido para ganar otro título y sumarlo al de 2010; ésta es su gran oportunidad, no había tenido un equipo tan completo desde aquel que derrotó a Pittsburgh en el Súper Tazón. Por su parte, al maestro Brady le tomó muy poco tiempo el poder impregnar de su mentalidad ganadora y profesionalismo a los Bucaneros. No todo fue sencillo, pero conforme avanzó la campaña, se vio cada vez más cómodo con el nuevo estilo de juego y ha sabido aprovechar el enorme talento a su alrededor.

Rodgers quiere su segundo anillo para así sumarse a un exclusivo grupo de quarterbacks que han ganado más de uno. Brady intentará convertir a Tampa Bay en el primer equipo en jugar el Súper Tazón en casa, y después ganar su séptimo título.

 

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Comentarios

comentarios