Tensiones entre Rusia y Occidente

Avatar

Autor: admin publiko 12 febrero, 2021


A finales de febrero y cerca del final de los Juegos Olímpicos de Invierno-Sochi 2014, se desató una crisis política-diplomática intensa entre Rusia y Ucrania, debido a la ocupación militar rusa en Crimea y a la ayuda que le brindó el presidente Vladimir Putin a su par ucraniano, Victor Yanukovich, para poder abandonar Kiev ante el golpe de Estado que se vivía en la capital ucraniana.

Las tensiones diplomáticas entre Ucrania, Rusia y Occidente se agudizaron cuando Rusia tomó el control completo de la República de Crimea y la anexó mediante un decreto constitucional a la Federación de Rusia. Con el paso del tiempo, las tensiones políticas han escalado constantemente entre estos bloques.

Desde ese momento hasta la fecha, la Unión Europea, países europeos y los Estados Unidos han impuesto sanciones económicas a oligarcas rusos, políticos rusos y al mismo gobierno ruso.

La problemática ha ido y venido gracias a los canales diplomáticos que tiene Rusia con este bloque occidental y a los intereses económicos que representan una gran importancia para estos países: en específico, el gasoducto Nord Stream 2 o la venta de gas a Europa.

Las recientes tensiones que hemos estado viendo en los últimos meses tienen un nombre y un porqué: Alexei Navalny, los derechos humanos en Rusia y las protestas reprimidas.

El envenenamiento de Navalny y su detención el pasado 17 de enero en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú han desatado protestas a su favor en todo Rusia, las cuales en ningún momento fueron aprobadas por los gobiernos locales y dieron lugar a detenciones masivas o represiones por parte de los policías anti-motín (OMON). Según la página web del opositor ruso, más de 10 mil personas en todo Rusia fueron detenidas.

Las alertas se encendieron en Occidente no sólo por el hecho de la terrible brutalidad de los cuerpos policíacos rusos, la sentencia de 2.8 años de prisión para Navalny o las detenciones bestiales, sino también por la expulsión de tres diplomáticos europeos (Suecia, Polonia y Alemania) que fueron captados participando en las protestas a favor del opositor.

Según versiones suecas y polacas, los diplomáticos europeos sólo estaban recopilando información y evidenciando lo que pasaba en las protestas. Del lado ruso se expone que los diplomáticos violaron su uso de funciones diplomáticas en territorio extranjero y que la embajada de Estados Unidos en Moscú desplegó información sobre las manifestaciones en apoyo a Navalny desde su página web.

Lo más curioso de este asunto es que la decisión de expulsar a esos diplomáticos se dio al final de la visita del alto representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, a Moscú, donde se reunió con su contraparte ruso, Serguéi Lavrov. El catalán Borrell se enteró de las expulsiones mediante las redes sociales casi al finalizar su visita a la capital rusa. Al parecer, al diplomático no le fue nada bien en su reunión con Lavrov. En la UE, varios parlamentarios han estado pidiendo su renuncia.

Los países afectados no se hicieron esperar y le mandaron una respuesta espejo a Rusia. Tres diplomáticos rusos fueron expulsados: uno de Polonia, uno de Suecia y uno más de Alemania.

Al parecer, se prevén nuevas sanciones económicas en los próximos meses para Rusia.

Esperen ustedes nuevas acusaciones por parte de la portavoz de la diplomacia rusa, María Zakharova, la mujer más poderosa en la diplomacia rusa que desde sus conferencias de prensa manda mensajes claros a occidente con el sello From Russia with love.

Se vienen tiempos tensos.

Columnista: 
Imágen Portada: 
Imágen Principal: 
Send to NewsML Feed: 
0

Comentarios

comentarios