Una vida a las carreras; Antonio Pérez Garibay, apasionado del triunfo

Avatar

Autor: admin publiko 16 febrero, 2021


Fotos: Cortesía Antonio Pérez Garibay / Fotoarte: Erick Zepeda
Entre grandes. Con el piloto alemán Michael Schumacher.
Otro multicampeón. Lewis Hamilton, el piloto que domina actualmente la máxima categoría.
Inicios. En los seriales mexicanos fue donde comenzó a escribir su historia el apellido Pérez.
Triunfador. Luego de los buenos resultados en las pistas comenzó a recibir el apoyo de patrocinios.
Héctor Linares

CIUDAD DE MÉXICO.

Antonio Pérez Garibay volaba en sus avalanchas de madera, que él mismo fabricaba, inspiradas en los autos de la F1. En su trabajo como lavacoches encontró el camino perfecto para llegar al automovilismo profesional en el que se convirtió en campeón nacional para comenzar con la dinastía de los Pérez en el deporte motor.

El papá de Checo Pérez fue bolero, monaguillo, panadero y taxista en su natal Guadalajara. Ahora, transformado en empresario, quiere ser el alcalde de la capital jalisciense. Al estilo del menor de su hijos, busca emular la histórica carrera en Bahréin: Rebasar a todos sus rivales desde el último lugar para subir a lo más alto del podio.

No he sido político, nunca he recibido un peso de ningún gobierno ni para un taco. Tampoco he hecho negocios con algún gobierno”, expresa Pérez Garibay, quien el pasado 5 de febrero se registró oficialmente como precandidato de Morena a la alcaldía de Guadalajara.

Estoy invitando a todos los candidatos, de todos los partidos, a que hagamos un compromiso notariado para que en 200 días podamos convertir a Guadalajara en la ciudad más segura  y si no fuera así, renunciar. No promesas, no estoy jugando a la política, tengo mucho que perder y eso mucho que perder es mi familia”, agrega el expiloto, campeón nacional en 1987.

En el año de mayor expectactiva para Checo Pérez en la F1 luego de su  incorporación a la escudería Red Bull, su padre también buscará triunfar en la política, aunque para ello tenga que sacrificar  la posibilidad de compartir momentos especiales en lo que es su máxima pasión.

Pienso que puede ser el mejor año de su vida y de nuestras vidas. Nos va a dar mucha felicidad a todos los tapatíos, jaliscienses y mexicanos.

-Este puede ser el año de los Pérez…

Totalmente, por lo mismo quiero apostar por Guadalajara, por Jalisco y por México, porque sé que voy a llevar a Guadalajara a los ojos del mundo. Apuesto todo por México, que es el mejor país del mundo.

El tapatío de 61 años confía en que la facilidad que tiene para trabajar en equipo lo pueda llevar a cumplir con la misión.

Soy el único padre en México que tiene a un hijo en la F1. La gente que hace deporte es gente sana, voy a buscar que mi gente pueda hacer deporte y traer inversiones”.

 

Presume el trofeo de histórica victoria de Checo.

 

ADMIRADOR DE FITTIPALDI

Las manos de una partera trajeron al mundo a Antonio Pérez Garibay el 11 de julio de 1959.

Mi madre no tuvo para pagar el hospital más pobre de mi ciudad, el hospital civil, y nací a través de una partera en la casa de una de mis tías”.

La pasión por los autos fue amor a primera vista. Luego su tío Salvador le enseñó a manejar a los ochos años en la camioneta, que utilizaba para trabajar en la panadería La Espiga de Oro. Fue en uno de esos viajes que le soltaron el volante.

Fue maravilloso, mi tío me prestaba la camioneta panadera, una Ford Panel que tenía las velocidades en la parte de arriba del volante ¡Ahí aprendí a manejar!”

Las historias de la F1 las comenzó a conocer en una revista, sin imaginar que uno de sus héroes que aparecía en esas páginas se convertiría, con el paso del tiempo, en uno de sus amigos. 

La revista Automundo era lo máximo que había en México, pero yo era tan pobre que no tenía dinero para comprarla. Entonces iba con mi amigo el cuentero y me la rentaba. Mi gran ídolo fue Emerson Fittipaldi, su casco todavía lo traigo en la mente. Ahora somos buenos amigos.

Yo hacía carretas de madera con baleros y las pintaba con brocha como carros de Fórmula 1. Con ellas le ganábamos a los niños ricos que competían en sus avalanchas”, recuerda sus primeras competencias.

 

Los primeros pasos, junto a su mamá Juanita.

 

CHECO SE ADELANTÓ

El camino que lo llevó rumbo al automovilismo profesional lo encontró a unas cuadras de su casa,

Trabajé en un autobaños, que también eran taller mecánico y ahí lavaban un carro de carreras y fue tan hermosa la historia de ese carro que unos años después el dueño me lo regaló. Me hizo su compadre, su amigo, su hermano y corrimos juntos. Paco Fierro fue quien puso la semilla para mí en el automovilismo”.

Comenzó en las competencias  profesionales y ahí el apellido Pérez comenzó a escribir su historia al proclamarse campeón nacional en 1987.

Fui el primer piloto tapatío en vivir de las carreras. Todos los demás eran muy ricos y gastaban en las carreras. Yo tenía que conseguir el dinero para poder correr. Fui el primer piloto tapatío profesional en poder comprar una casita y un carrito. Yo vivía de correr carros y mi familia también”.

Una fuerte lesión, luego de un accidente en una carrera de exhibición, puso fin la trayectoria de Antonio Pérez como piloto, pero su vida no podría ser de otra manera que ligada al automovilismo en otras facetas.

A principios de 1990 estaba programado el nacimiento de Checo Pérez, el tercero de sus hijos después de Paola y Antonio. Pero justo por esas fechas se cruzaba también una importante competencia de la que dependía mucho su futuro y marcaría un rumbo clave.

Checo iba a nacer en enero de 1990, exactamente con las 24 horas de Daytona. Entonces adelantamos el parto con cesárea ocho días antes para poderme ir a la carrera con Tomás López. Teníamos un año construyendo este proyecto y era muy importante para mí, estaba en juego todo.

Checo nació a las carreras y lo adelantamos, hasta en eso venía adelantado y rompió el récord”.

El destino del menor de los Pérez ya estaba marcado en las pistas. A los 14 años mostró su valentía al llevar a su padre a una emergencia.

Tenía Checo 14 años y uvo que manejar en Wisconsin. Me enfermé y me llevó a internar, pero no me pudo internar porque no llevábamos tarjeta de crédito. Ahí venimos de Eau Claire a Chicago, me dejó en siila de ruedas  en un avión de regreso a Guadalajara, en donde ya me pudieron operar”.

TRIUNFA EN LAS REDES

Antonio Pérez utiliza sus conocimientos de manejo, pero esta vez para manejar en las redes sociales en las que está en constante comunicación y recibe saludos desde países como Brasil, Japón y China.

Yo manejo mis redes sociales, mal, pero lo hago con mucho corazón. La parte más sbella de hoy son mis nietos, tengo muchos motivos para ser un hombre muy afortunado y muy feliz”.

En su cuenta de Twitter tiene como fondo establecido la pregunta ¿Quién es Toño Pérez?

Toño Pérez es un niño que nació muy pobre, con muchas carencias en Guadalajara. Que fue bolerito, que fue lechero, que fue taxista y que la vida le sonrió y se convirtió en un gran piloto, campeón nacional en 1987 en la Copa Marlboro. Luego nacieron sus hijos, logramos poner a Toño como campeón de la NASCAR y logramos con Checo llevarlo a la Fórmula 1 y llevamos a la primera mujer en ser representante de Fórmula 1, una tapatía, una mexicana. Su nombre: Paola Pérez”.

Si tuviera que hacer una analogía  de alguna carrera de Checo con su carrera política ¿con cuál sería?

La última carrera que Checo ganó. Venía de último lugar y ganó. Así viene Antonio Pérez Garibay, vengo de atrás y les voy a ganar. El segundo lugar es el primer perdedor.

Sí, fui campeón nacional, enseñé a mis hijos a ser campeones. No soy persona conformista y a mucha gente no le gusta cómo soy, pero  me apasiona el triunfo.

Vamos a trabajar juntos con los empresarios para llevar a Guadalajara a primer plano.

Cualquier país del mundo puede vivir sin políticos, pero ningún país puede vivir sin empresarios.

La gente quiere lo mismo: una mejor sociedad. Para mí sería muy fácil meter reversa y retirarme, pero  quiero el mejor México.

Recuerda que desde que buscó llegar al senado una de sus propuestas fue crear la Secretaría del Deporte y espera poder ver cristalizado ese sueño algún día.

Todos los mexicanos tenemos un gran corazón, somos triunfadores en cualquier parte del mundo,  si contamos con las herramientas”.

Comentarios

comentarios