Haiku Salut: invadir una casa abandonada y sublimarse

Avatar

Autor: admin publiko 14 septiembre, 2021


Este trio procedente del Condado de Derbyshire en Inglaterra se ha labrado una trayectoria explorando los puntos de contacto entre la electrónica etérea, un poco de los pasajes atmosféricos del post-rock y la música clásica contemporánea. Tendiendo siempre hacia una expresión minimalista y al aprovechamiento de ciertos errores digitales (glitch), conciben una música altamente emotiva, pero también propicia para momentos de introspección y remanso.

TXT:: Juan Carlos Hidalgo

En su anterior álbum (2019) decidieron crear una nueva banda sonora para una muy antigua película del actor Buster Keaton, titulada The general. Mostraron ese material en importantes festivales europeos más orientados a la alta cultura, pero también conectaron con seguidores jóvenes interesados en esos sonidos flotantes y una estética refinada y atrayente.

¿Quién iba a imaginar que un regalo de cumpleaños cambiaría el método de trabajo de la agrupación? A Sophie Barkerwood, que conforma una triada que completan Gemma Barkerwood y Louise Croft, le obsequiaron una grabadora de campo marca Tascam y aquello le llevó a convertirse en una cazadora de fragmentos memorables en los que resuenan -según la artista- no sólo el momento preciso de la grabación, sino que también hay ecos de las personas o seres que habitaron dichos espacios en el pasado.

Shopie cuenta que terminó por llevar a todos lados el aparato de grabación para tenerlo consigo en caso de que algo ocurriera; su idea era capturar pequeñas piezas de su mundo cercano de la misma manera que la gente toma fotografías. Con el tiempo fue conformando un archivo que supuso el punto de partida para la composición de las 9 piezas que conforman The hill, the light, the ghost (Secret Name, 2021).

El punto culminante fue el hallazgo durante 2019 de una casa abandonada en un pueblo de Alemania que incluía a un viejo piano desvencijado. El trío decidió utilizarlo, así como también utensilios de cocina e incluso algunas notas manuscritas que los habitantes dejaron. Todo se tornó más potente cuando en el sótano hallaron una clínica de urología con todo su instrumental. Fueron registrando sus posibilidades sonoras para luego procesarlas en lo que es “Entering”, el segundo corte del disco.

Las Haiku Salut afirman que se percibían esas presencias del pasado en el lugar y es por ello que lograron plasmar “la entropía de la vida humana”. Lo curioso es que en el video de “I dreamed I was awake for a very long time” -quizá la pieza más upbeat y post-rock que han registrado hasta la fecha- se recrea una casa abandonada en cuyas paredes se proyectan imágenes de viejas películas familiares, con todo y su pátina del paso del tiempo.

El montaje es un largo plano-secuencia en el que se muestra a cada una tocando en un cuarto distinto y se exhiben ciertos objetos simbólicos. Un haz de luz va revelando cosas, mientras en algún momento se toca una sola nota con una trompeta o se deja escurrir el eco de una máquina de escribir. Al final ese ambiente de película de terror también puede ser tomado como un concierto para fantasmas dado por otros fantasmas.

A la postre, Haiku Salut retoma ciertos elementos ya existentes en su álbum debut There is no elsewhere (2018) y los combina con lo denso y lóbrego de The general. Al final, la banda se regodea en una belleza oscura. Se trata de un disco que parte del sonido de aves y naturaleza en “Wide awake” hasta incursionar en creaciones mas abstractas y electrónicas como la excelente “All watched over by machines of loving grace”.

The hill, the light, the ghost tenderá puentes entre los seguidores de Sigur Ros y Yann Tersen, pero también conectará con quienes se apasionan con Mogwai. Todo gracias un trio que ha construido un mundo sonoro extremadamente peculiar en donde los resabios del pasado se escuchan en un presente eterno.

The post Haiku Salut: invadir una casa abandonada y sublimarse appeared first on Revista Marvin.

Comentarios

comentarios