¿La salida por favor?-#PanDeOpio

Avatar

Autor: admin publiko 15 enero, 2021


Crédulos los que aún hablan de políticos populistas, o los que incomprensiblemente asombrados por la censura y el control de algunas redes sociales, se mudan a otras.

Asomas por Telegram para compartir opiniones con una amiga de manera anónima, incluso supuestamente a modo de subterfugio, y nada más abrir la cuenta te saludan todos tu cuates, los enteradillos, felices porque te sumes a la ¨rebelión¨.

No hay más  política que la populista, porque no existe otro código de comunicación con la masa, y no hay manera más eficaz de ser controlado que voluntariamente pertenecer a lo que sea. Si el asiento del club es tu celular estás perdido, no abra respiro para tu intimidad.

Hoy WhatsApp ha aplazado su decisión de compartir los datos de sus usuarios con Facebook. Al tiempo se han vuelto a abrir las cuentas de Facebook e Instagram de Donald Trump. Así es el ritmo actual de la protesta civil por la libertad de expresión y la confidencialidad, pura especulación comercial. Twitter y Facebook perdieron juntas 33,186 millones de dólares en valor de mercado el pasado lunes en Wall Street, después de que decidieron suspender permanentemente la cuenta del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. ¿A quién le interesa el espectáculo sin animadores?

El “medio es el mensaje” escribió McLuhan. El canadiense desarrolló este concepto en su obra The Extensions of Man (Comprender los medios de comunicación: Las extensiones del ser humano), publicado en 1964. Entonces los mass media ya acaparaban y distribuían la información en canales  que condicionaban forma y contenido obligados a llegar al mayor número de receptores. Si la televisión fue banalizándola, las redes la fueron haciendo simple y llanamente basura. El poder matemático del éxito de audiencia ha ido obligando a convertir la información de cualquier género en papilla digerible. Los políticos se lanzaron a los canales de autopromoción. Ideología político filosófica ciao, hola era del show.

 

Casi 60 años después de la obra de McLuhan esos medios comparten espacio con el lugar de interacción social. La decisión de censurar políticos por no decir la verdad, o invitar a la insurrección, es como despedir al guionista por matar al protagonista sin consultar al director. Un asunto de producción.

Si gestores políticos dicen que solo van a morir 6,000 personas de Covid, y ya van decenas de miles, es faltar a la verdad de manera palmaria. Y ahí siguen soltando en todos los medios lo que le vienen en gana.

 

Llama la atención como mentes jóvenes, pensantes y formadas entran al trapo de la tendencia pseudo revolucionaria y profundamente confusa. Defienden a un gobierno destructor de la sanidad pública al grito de “gratis como en Dinamarca”, creyendo así acabar con centurias de injusticia social, sin comprobar que ese gratis no solo es mentira en la praxis, sino que es un ¨no hay de nada” por lo que ser atendido en un hospital público es más caro que nunca. Evidentemente estos revolucionarios burgueses de red social tienen seguro privado. Otros acusan de fascista a Trump, que tras cuatro años no se le conoce periodista muerto, político represaliado, país invadido, ni ley represiva contra la libertad de expresión promulgada. En cambio lxs que le señalan piden a gritos callar bocas por el simple hecho de que las palabras salidas de éstas son ofensivas, no se ajustan con la verdad deseada.

Deberíamos dar clases de auto tolerancia de lo extra intolerable, para desactivar su capacidad de destacar en el show y así impedir gane adeptos entre los aburridos consumidores de espectáculo-información. Ejercicios mentales rudos pero que pueden resultar energizantes, como el noise de Mika Vainio, los cuatro movement de su Last Live publicado esta semana son vigorizantes.

 

Los que no lo acusan de fascista a Trump sino que desean lo sea, sus cachorros blancos, a la primera de cambio son abandonados a su suerte por el magnate. Mucho que perder tiene Donald como para pasarse a la insurrección. Su retórica provocadora es eso, retórica, como su mano dura con Irán ha sido más bien tirar la piedra y esconder la susodicha.  Que nadie piense que porque Donald sea un blando no existen unos duros. Quizás el único fruto para la sublevación reaccionaría iniciada en el Capitolio, terrorismo reaccionario hay hace décadas, sea que puede llegar el momento de los verdaderos líderes del movimiento. Casualmente ninguno de ellos estaba en los disturbios del 6 de enero. Ahí van unos apellidos de futuro: Bannon, Anglin, Yiannopoulos, Spencer …

 

Si queremos hacer algo por la libertad de expresión y por la defensa de nuestra intimidad, solo hay un camino, el de salida, y eso si se puede salir, hay muchas veces que ni muriéndose te dejan ir, porque lo que sí nos han dado las redes sociales es la eternidad virtual, aunque de poco sirve.

 

The post ¿La salida por favor?-#PanDeOpio appeared first on Revista Marvin.

Comentarios

comentarios