Tutti Frutti: El rebelde que mantiene la música viva en Afganistán

Autor: admin publiko 22 agosto, 2021


¡Tutti Frutti tiene un Newsletter! Además del podcast de todos los lunes, Sopitas escribe un mail que manda todos los jueves donde encontrarás textos como éste. Suscríbete en 3 segundos poniendo tu mail en el cuadro de aquí:


No hay noticia que me haya cimbrado más en la última semana, que lo que está pasando en Afganistán y el resurgimiento del régimen Talibán que se ha apoderado de las ciudades más importantes de aquel país.

Las razones para alarmarnos, son muchas, pero este no es un newsletter de geopolítica, o historia. Sin embargo, hay un punto que no podemos ignorar: la milenaria riqueza musical de Afganistán que vuelve a estar en peligro de extinción, pues el Talibán prohibe escuchar o bailar música.

Realmente, la música nunca ha dejado de estar en peligro en Afganistán, pues de 1980 a 2001 estuvo prohibida. No se podían comprar discos, ni mucho menos instrumentos musicales, las bodas se celebraban sin baile -o tenían lugar a escondidas-, y la mayoría de cantantes y músicos (o “Ustads”, como les dicen allá) se fueron del país, pues nunca han sido del agrado del régimen Talibán, ya que la música es considerada “contraria a los preceptos del islam”.

Entonces ¿Cómo ha sobrevivido la música de Afganistán hasta ahora?

A pesar de la persecución, de la guerra y de muchas complicaciones, existe el Instituto Nacional de Música de Afganistán, mismo que se dedica a enseñar a jóvenes a tocar instrumentos clásicos de su país y también occidentales, al mismo tiempo del que se encarga de que las piezas musicales que hayan surgido en aquel país, queden transcritas para poder ser preservadas.

La persona detrás de este Instituto es un hombre llamado Ahmad Sarmast, sobreviviente de un atentado bomba del Talibán tras un concierto en el 2014, y quien tras todo lo que ha hecho, hoy es conocido como “El Salvador de la música afgana”.

Desde que emprendió la misión de establecer una escuela, ha encontrado dificultades en el camino, pues las pocas instituciones que tiene Afganistán han ignorado por completo toda su milenaria cultura, no sólo la música.

Tras mucho esfuerzo, Ahmad ha encontrado apoyo económico en el Banco Mundial y el Gobierno de Alemania para mantener activa a la escuela. Ahmad no sólo se ha encargado de que la música de su país llegue a nuevas generaciones sino que también da clases a mujeres, algo que tristemente es muy poco común en Afganistán.

Las alumnas y alumnos del Instituto Nacional de Música, ya han dado conciertos por todo el mundo y han sido reconocidos por sus colegas de otros países por su talento.

“Con música podemos olvidar la guerra y mejorar nuestras vidas”

Esta semana en Tutti Frutti Podcast

The Killers han estrenado un nuevo disco, grabado e inspirado por el silencio y la melancolía que la pandemia ha traído a nuestras vidas. No es el clásico disco de The Killers, sino una obra cercana, íntima y que Ronnie Vannucci Jr nos presenta en exclusiva para Tutti Frutti.

La entrada Tutti Frutti: El rebelde que mantiene la música viva en Afganistán se publicó primero en Sopitas.com.

Comentarios

comentarios