Rosario Robles y Andrés Manuel: Rebelde sin falda

Avatar

Autor: Publiko 12 febrero, 2018


.

 

En los años noventa Rosario Robles era más grande que Madonna.

 

 

Que si chayito por aquí, chayito por allá , chayito por delante y chayito por detrás.

 

Andaba la dama muy subida y gastando un dineral en trajes sastre de imitación Chanel y publicidad en todos lados. Muchos la imaginaban en la silla grande.

 

Pero el amor es más traicionero que las tribus del PRD y a toda Britney le llega su Justin.

 

Nadie pensaba que desde macuspana llegaría  un joven y valiente político con más ambición que convicciones a reclamar la corona.

 

 

Manuel Andrés López Obrador, AMLO por sus siglas en inglés, es el tipo de hombre del que cualquiera se enamora.

 

(Este no es Manuel Andrés, es Channing Tatum. De nada)

Juntaron sus cuerpos, sus almas y su capital político. Rosario hizo esas cosas que sólo pasan cuando el amor verdadero: infló los presupuestos de comunicación social del Distrito Federal y desvió recursos para su campaña de 2000.

 

Ya se veía chayo en la presidencia e imaginaba AMLO esperando pacientemente su turno. El macuspano tenía prisa y, más bien, se la quería quitar de encima.

Se hizo lo que se tenía que hacer y a Rosario la exhibieron públicamente por haberse dado vuelo con Carlos Ahumada. En esos años era irresistible.

 

(Este no es Carlos Ahumada, es Zack Efron. De nada)

 

La pobre Chayo se fue como animal herido al PRI a planear su venganza.

 

 

Mañana, una nueva historia.

Comentarios

comentarios