Acoso Laboral: qué sí y qué no hacer con tus compañeras en la oficina

Avatar

Autor: Publiko 18 febrero, 2018


Con todos los movimientos feministas recientes, puede ser confuso entender qué es el acoso laboral. Varios hombres se han quejado de lo complicado que les resulta saber qué sí y qué no vale hacer con sus compañeras en la oficina. Nos conmovió mucho su caso y decidimos hacer una guía con algunos ejemplos. Para sacarle el máximo provecho a esta nota, intenta adivinar las respuestas antes de leerlas.

Si tu compañera de trabajo trae falda, mírale las piernas todo el día.

Aunque tal vez sea imposible de creer, tus compañeras no se visten por ti ni para ti. Se visten así porque les gusta y si te quedas viéndolas con cara de pervertido sólo las incomodas.

Si estás sentado junto a una compañera en una junta, de repente ponle la mano en la pierna.

Nadie quiere sentir tu mano en su pierna si no es con su consentimiento.

Si mantienes una buena relación con una compañera de trabajo y quieres invitarla a salir en un horario no de oficina, pregúntale amablemente.

SÍ. Obvio sí, mil veces sí.

Si ves que una compañera está muy estresada trabajando en la computadora, párate atrás de ella en silencio y hazle un masaje en la espalda sin preguntarle.

Por más que pienses que le serviría tu masaje, lo más probable es que tu intromisión sólo logre tensarla más. Un masaje o cualquier tipo de tocamiento no pedido es incómodo.

Cuando estén platicando de temas laborales, pregúntale sobre su vida íntima y personal.

Preguntarle si tiene novio o no cuando están hablando de algo laboral está fuera de lugar. Lo que haga en su vida privada no tiene nada que ver con su trabajo.

Si tienes que pasar al lado de tu compañera, agárrala de la cintura para pedirle el paso.

¡No toques a la gente sin permiso! No seas creepy.

Si te gusta cómo va vestida, díselo.

SÍ. Pero entre “qué chidos tus jeans” a “se te ven muy bonitas las piernas” hay una enorme brecha. Sólo se necesita un poquito de sentido común para verla.

Pues después de todo no es tan difícil, ¿no? Esperamos esta guía te haya servido para aclarar un poco el panorama. Recuerda que en general la gente no quiere que la estés toqueteando ni mirando lascivamente en el trabajo ni en ningún otro lado.

Comentarios

comentarios