Trágame treinta: Caídas del tercer piso

Avatar

Autor: Publiko 19 septiembre, 2018


Muy cñora, pero con osos como en la secundaria. Los treinta no te libran de pasar vergüenzas. Algunas lectoras nos compartieron sus historias para tu entretenimiento:

Salió a saludar

Fui dama de honor de una de mis mejores amigas y el vestido que escogió para nosotras era un tanto complicado en la parte de arriba. Era de un tirante y con mucha facilidad podía salirse una chichi a saludar… y eso pasó, en la mesa, cuando pasaba a dejarles unas cosas a los papás del novio. Después volvió a pasar, en la sesión de fotos, hasta que el fotógrafo me dijo: “Se te ve el…”. Y una vez más, mientras bailaba con el hermano de la novia. Debí usar pezoneras.

La del pezón, 30 años

La risa

Estaba en un bar con mis amigas y no podíamos parar de reír. De pronto lo sentí: me había hecho pipí. Poquito, pero pasó y entonces no podíamos parar de reír por eso y se me salió otro chorrito. Corrí al baño y tuve que tirarme agua en el pantalón para que la gente creyera que me había mojado lavándome las manos y no que estaba meada.

La chorros, 32 años

Soy un señor

Estaba en una primera cita de Tinder y todo iba muy bien; la plática fluía, nos estábamos llevando bien, había química. De pronto noté que me veía fijamente la boca y pensé que estaba tratando de decirme algo con la mirada, así que aumenté el nivel de coqueteo buscando el inminente beso, pero no pasaba nada y sólo me miraba cada vez más incómodo. Creí que podía tener algo en los dientes, así que empecé a limpiármelos con la lengua discretamente, pero no dejaba de verme. Me empecé a sentir muy incómoda y por fin fui al baño. Era una barba. Un pelo grueso y negro en mi barbilla. Me costó muchos momento de angustia poder arrancármelo con los dedos, les preguntaba a todas las chicas que entraban al baño si tenían pinzas y nada, y, cuando por fin logré quitármelo, pensé: “Ya sabe que existía, ya me tardé milenios en el baño, voy a salir sin él y va a ser súper vergonzoso para los dos saber que ambos supimos de la pinche barba”. Ojalá hubiera sido diarrea.

La mujer barbuda, 32 años

 

Compártenos tu Trágame Treinta en contacto@publiko.mx

Solo indícanos tu edad y si quieres aparecer con nombre o como anónima.

Comentarios

comentarios

Temas relacionados con esta nota:     , , , ,