Cinco malos hábitos financieros y cómo cambiarlos

Avatar

Autor: Publiko 15 febrero, 2018


Somos una generación que tiene hábitos financieros terribles. Aquí tenemos algunos consejos.

 

¿Te gastas todo el dinero y no sabes en qué?

 

Seguro a ti también te pasa: el dinero te quema y no sabes qué haces con él. Aunque el ejercicio no es nada agradable el primer paso es saber en qué te gastas tu lana. El primer paso es hacer una lista —lo más detallada posible— de tus ingresos y egresos.

 

Si analizas con cuidado la lista, sabrás qué gastos son razonables y cuáles no. Ajusta tu estilo de vida a tu realidad económica. Te sugerimos que hagas presupuestos y tengas dos cuentas diferenciadas: una para tus gastos del diario y otra para servicios.

 

¿Siempre que hay un imprevisto le pides dinero a tus papás?

 

Una muela picada, una llanta ponchada o un celular robado pueden arruinar tus finanzas por meses. En vez de pedirle dinero a tus papás y que crean que sigues siendo un adolescente, te sugerimos que investigues la gama de seguros que ofrece Banbajío.

 

Puedes contratar un plan dental, asegurar tu celular o extender la cobertura de tu seguro de automóvil. Piensa en las cosas que te suceden más a menudo y encuentra el seguro que te conviene.

 

¿A veces piensas en la vejez y te pones nervioso?

 

Si también te levantaste con dolor de espalda y ya estás pensando en la vejez, tienes que replantear tus hábitos financieros. ¿Te acuerdas de las dos cuentas de arriba? No es suficiente. Dos cuentas bancarias te ayudan a administrar el día a día pero tu plan para el retiro necesita una estrategia más agresiva.

 

Te sugerimos abrir un fondo de inversión CETES en Banbajío y programar que, cada quincena, una parte de tu dinero se deposite en un instrumento financiero. Pregúntale a tu ejecutivo y empieza a pensar en el futuro.

 

¿Te estresa la responsabilidad de comprar un coche?

 

A muchos nos da pánico comprar un coche porque son demasiados problemas. Tenemos una propuesta para ti: el arrendamiento. Habla con tu contador y averigua tu situación fiscal. En una de esas te conviene rentar un coche y todo lo que gastas es deducible de impuestos.

 

En banbajío te ayudan a encontrar ese modelo que estás buscando.

 

¿Tu bono y aguinaldo se desvanecen en el aire?

 

Si te cayó una lana que no esperabas no deberías comprarte una pantalla más grande. Si no necesitas nada urgente, te sugerimos que la inviertas en algún instrumento con más riesgo.

 

Los asesores financieros de Banbajío te pueden ayudar a encontrar alguna emocionante empresa para invertir. El mercado de valores es una oportunidad para ganar rendimientos más interesantes.

 

Quizá, si las cosas salen bien, puedes comprarte esa pantalla HD. Pero no con el dinero original, sino con los rendimientos.

Comentarios

comentarios