7 cosas que hacemos después del sexo y no le gustan a nadie

Autor: Publiko 22 abril, 2019


Existen cosas que odiamos y amamos durante y tras el sexo… claro, podríamos hacer una lista enorme de lo que nos encanta, pero en esta ocasión, hablaremos de lo que a veces, aunque nos moleste o nos duela, terminamos callando.

Pon atención a estos puntos y corrige tu actitud si caes en alguno de los errores que señalamos más abajo. Si bien es cierto que varia el caso según las personas involucradas y la naturaleza de su relación. También es verdad que hay actitudes o comportamientos esparcidos y normalizados que reflejan roles de género y producen agresiones o desconsideraciones —al margen del contexto— que pueden herir los sentimientos de alguna de las partes.

 

1.- Apenas acaban y se pone a checar sus notificaciones

Este gesto podría interpretarse como sinónimo de desinterés o aburrimiento, e incluso afectar en inseguridades de la otra persona. La comunicación es importante, así que no la interrumpas por tu adicción al celular, podrías incomodar al otro.

 

 

 

2.- Te exigieron sexo oral pero evitaron dártelo

Para muchos hombres pareciera ley que les den sexo oral, pues, lo exigen y lo esperan como si fuera la obligación de las mujeres o incluso de los hombres con los que se relacionan. Esto no es así, toda acción tomada durante el sexo debe ser consensuada y como tip: la reciprocidad casi siempre es un éxito.

 

Te recomendamos: ¿Por qué algunos hombres exigen sexo oral sin practicárselo a sus parejas?

 

 

3.- Termina el sexo y comienza el cuestionario de control de calidad

Generalmente son los hombres quienes comienzan con estos cuestionamientos. Preguntas como ¿te gustó?, ¿te viniste?, etc., pueden ser reflejo de inseguridades del emisor. En otras ocasiones simplemente se tratará de un asunto de ego y virilidad, que resulta en un momento innecesario e irritante para reforzar la autoestima de quien acaba de venirse contigo.

 

 

4.- Terminan y se van, a veces no en físico pero sí en mente

Ignorar a la persona que te acaba de otorgar placer es desconsiderado y de pésimo gusto.

Aunque sea algo esporádico, lo mejor es compartir un rato más, hablar y escuchar a la otra persona. Pocas cosas son peores que levantarte, vestirte e irte sin mayor explicación.

En otro caso está el quedarte, pero estar inmerso en tu mundo, en tus tareas, en la renta. Separa esos pensamientos de tu mente y enfócate en el momento que estás viviendo.

 

 

 

5.- Recomendaciones que nadie pidió o comentarios negativos sobre tu cuerpo

Para las recomendaciones nada más decir que NO ES EL MOMENTO, muchas gracias y todo pero mejor guárdatelo.

Sobre los comentarios negativos respecto a tu cuerpo, pues, es simplemente inaceptable. Nada de: “si hicieras ejercicio estarías más buena”, no puedes querer influir ni decidir sobre el cuerpo de otra persona. Meterte con algo tan intimo —sí, más intimo que tener sexo— como el cuerpo e insultarlo al señalar desperfectos y demás cosas, es una actitud que violenta a la otra persona. No lo hagas.

 

 

 

6.- Que comparen el sexo que tuvieron con otra persona

Acaban de tener relaciones sexuales, alguien compartió su cuerpo y su tiempo contigo; no te pongas a hablar de otras experiencias sexuales y mucho menos a compararlas.

Si no era momento de hacer recomendaciones, menos lo es para ponerte hablar de aquel cogidón, ni de la vez que te hicieron equis cosa…

Esto podría hacer sentir menos a quien se lo cuentas, o hacerle pensar que no lo hizo bien y se lo demuestras al ejemplificar un momento en el que le practicaron sexo “bien hecho”.

 

 

7.- Cambian de actitud más rápido que político en campaña

Otra cosa nefasta es descubrir que la actitud y personalidad que te demostraban previo al acto sexual, era una máscara para lograr su cometido: coger. Sí, cual político en campaña, trasgreden incluso sus ideales con tal de lograr su cometido.

En ocasiones tras el sexo, la actitud de la otra parte cambia o mejor dicho se transforma, pues, ya sin estar caliente y su cerebro sin estar lleno de bioquímicos liberados por la excitación sexual, muestra su verdadero ser y es toda una decepción.

No se debe utilizar a la gente, ni manipularla fingiendo cómo se es en realidad.

 

 

¿Haz hecho algo así? ¿Te ha tocado?

 

Comentarios

comentarios

Temas relacionados con esta nota:     , , , ,