Macrófagos, los cometatuajes

Avatar

Autor: Publiko 18 marzo, 2018


Cuando te arrepientes de un tatuaje, las opciones son limitadas: o te lo tapas con otro, o te sometes a un tratamiento láser súper caro, súper doloroso y que no te garantiza un resultado 100% exitoso, o te aguantas y vives con él PARA SIEMPRE.

Pero, ¿sabías que tu cuerpo tiene unas células que se comen tus tatuajes?

Se llaman macrófagos y están en el sistema inmunitario de los organismos. Por medio de un proceso llamado fagocitosis, ingieren y destruyen células en el cuerpo con el fin de defenderlo de sustancias extrañas o agentes patógenos y, ya que un tatuaje es justo una sustancia extraña, los macrófagos lo comen y desechan constantemente.

En un estudio realizado por investigadores del Centro de Inmunología de Marsella-Luminy y la Universidad Aix-Marsella en Francia, los científicos descubrieron que estas células se comen la tinta de los tatuajes en una secuencia interminable: el macrófago ingiere la tinta y, cuando muere y la libera, llega otro a ingerirla. Esto explica porqué los tatuajes no se borran, pues el pigmento siempre está ahí.

Sin embargo, si ese proceso se interrumpe, los macrófagos que reemplazan a sus colegas muertos no pueden ingerir los pigmentos con rapidez y eso aumenta las posibilidades de que se deshagan las partículas del tatuaje. Por eso pierden color y nitidez.

Sandrine Henri, una de las inmunólogas que participó en el estudio, está trabajando con su equipo para desarrollar un método que “combine la cirugía láser con la eliminación transitoria de los macrófagos presentes en el área del tatuaje”, y así hacer más efectivo el tratamiento para borrarlo.

Esperemos que en un futuro no muy lejano sea más fácil quitarte el nombre de tu ex. Y qué bonito que sea tu propio cuerpo el que te ayude a hacerlo.

Comentarios

comentarios