Millenials descubren el “ahorring”

Avatar

Autor: Publiko 25 julio, 2018


Es un hecho que las prestaciones que tenían tus padres se han convertido en un mito para ti. Desafortunadamente cada vez son más las empresas que no dan prestaciones a sus empleados, incluido seguro médico, ahorro para la vivienda, contrato, etcétera. Es por eso que como millenial comprometido con tu cartera debes tomar acciones concretas que te permitan dejar de vivir al día. Para empezar debes entender que el ahorro no es para los ricos, nada tiene que ver la cantidad que ganas con tu capacidad de ahorrar. Definitivamente el monto que ahorres dependerá de tus ingresos, pero ponle más atención a tu capacidad de organización que a tu capacidad de generar billetes.

 

Ahorra desde antes

Seguramente tienes un amigo o tú mismo has llenado una botella de refresco con monedas de diez pesos luego de varios meses de echar ahí el cambio. Este es un método de ahorro que no está mal, pero podría ser mucho más atractivo si invirtieras el proceso de llenado del marranito.

Quizás desde que eras pequeño te enseñaron que ahorrar significa echar a una alcancía lo que te sobra. Pues bien, aunque esto definitivamente no es un hábito dañino, si en verdad quieres tener control sobre tus ahorros, te recomendamos que ahorres justo cuando recibas tu paga. Por ejemplo, si tu capacidad de ahorro es de $500 pesos, guárdalos desde que te dan tu sobrecito. O si trabajas en una empresa que paga por nómina, pide al banco que te retire esa cantidad en cuanto recibas tu pago (esto además te permitirá obtener intereses por ese dinero, pero de eso hablaremos en otra entrega).

Si ahorras desde el principio, puedes estar seguro de lo que tendrás al final del año, en lugar de depender de cuánto cambio traías en la bolsa el día que echaste monedas a tu bote.

 

No gastes de más en tarjetas de crédito

Una vez que tienes tu primera tarjeta de crédito la mente te traiciona y te hace creer que además de lo que ganas tienes un dinero fantasma que cabe en un plastiquito. Entonces si ganas $5,000 y tu línea de crédito es de $4,000, automáticamente crees que tienes $9,000 en la bolsa. ¡Pues no! Porque eso sólo sucederá durante el primer mes, pues si te gastas tu mes y además agotas tu línea de crédito comprando ropa, resulta que de tu siguiente mes de $5,000, ya tendrás comprometidos $4,000. Ya ni te contamos qué sucede si replicas la fórmula un mes más porque te vas a ir de espaldas. El monstruo de las finanzas personales se llama “intereses” y te puede comer más rápido de lo que crees. Así que si estás a punto de recibir tu primera tarjeta, evita gastar con ella más del 30% de tus ingresos totales, o te verás en serios problemas y tendrás que recurrir a los ahorros de tu abuelita para no morir de estrés.

 

Pon a trabajar tu dinero

Tal vez no vayas a ser el lobo de Wall Street, pero sí puedes aprender desde ya a invertir en instrumentos que te den rendimiento por tu dinero. En español: hay muchas formas de invertir tu dinero, aunque sean mil pesitos, de tal forma que se conviertan en más dinero. ¿Cómo sucede esto? Pues resulta que si tú inviertes tus ahorritos en un fondo, el banco lo prestará a empresas mucho más grandes, que le pagarán intereses al banco, de lo cual te toca a ti una rebanada. Así como lo oyes, tus pesitos se los prestan a un millonario para que sea más millonario y a cambio tú multiplicas tu dinero.

Toma en cuenta que los instrumentos que más rendimiento te dan por tu dinero son aquellos en los que inviertes por más tiempo sin tocar tu lana, por eso conviene que el dinero que inviertas a largo plazo sea ese que estás seguro que no necesitarás. No inviertas el dinero de un viaje, ni el guardadito para emergencias.

Lo más bonito de todo es que ese dinero que no tocaste en un año se convertirá en más dinero, y si al final de ese año reinviertes eso que invertiste más los intereses que te dio, para el segundo año tendrás todavía más y así sucesivamente. Piénsalo, tu dinero trabaja más en un banco que guardado en un calcetín entre tus tenis.

Comentarios

comentarios

Temas relacionados con esta nota:     , ,