(Otro) Caso de pederastía y encubrimiento en la iglesia católica (sí, otro)

Avatar

Autor: Publiko 15 agosto, 2018


El Fiscal General de Pensilvania, Josh Shapiro, ha hecho público un reporte de más de ochocientas páginas donde, tras dos años de investigación, hace público el abuso sexual cometido por sacerdotes católicos durante más de setenta años, así como la campaña sistemática de protección a los abusadores y el silenciamiento de las víctimas a través del abuso de la fe.

La investigación está basada en documentos secretos que se encontraban resguardados por las diócesis investigadas, los cuales incluían confesiones escritas a mano por los sacerdotes abusadores.

Shapiro dijo que es la investigación más exhaustiva que se ha hecho sobre el abuso de sacerdotes en la historia de Estados Unidos. Varias de las diócesis publicaron comunicados disculpándose con las víctimas y asegurando que se están tomando medidas para asegurarse que estos abusos terminarán.

El Fiscal describe exhaustivamente abusos en seis de las ocho diócesis del estado de Pensilvania, incluida la de un monaguillo menor de edad a quien un grupo de sacerdotes le ordenaron desnudarse y posar como cristo crucificado mientras le tomaban fotografías. El patrón de complicidad, explica Shapiro, era el de negar el abuso para después ocultarlo sistemáticamente: las autoridades eclesiásticas deliberadamente mantuvieron las acusaciones ocultas durante mucho tiempo, el suficiente para que el delito prescribiera y el Estado no pudiera perseguirlos.

El reporte nombra a trescientos un sacerdotes, algunos de los cuales han muerto. Solo dos de estos aún pueden ser procesados por la ley. Unos cuantos sacerdotes acusados han logrado, gracias a sus abogados, que sus nombres no aparezcan en la investigación. Pero Shapiro dice que estará en una audiencia legal el 26 de septiembre de este año para lograr que todos los nombres se hagan públicos.

Se han identificado cerca de mil víctimas, pero se cree que hay muchas más dado que quien sufre abuso de este tipo suele no denunciarlo. Shapiro declaró que uno de los sacerdotes abusó de cinco hermanas de la misma familia. La diócesis llegó a un acuerdo extrajudicial con la familia a cambio de hacerles firmar un contrato de confidencialidad. El Fiscal General dijo que los obispos ocultaron estos abusos re-asignando sistemáticamente  a los sacerdotes abusadores de una diócesis a otra. Esto logró que los predadores se mantuvieran impunes por hasta cuarenta años.

Comentarios

comentarios

Temas relacionados con esta nota:     , , ,